El insomnio en verano, uno de los peores enemigos del descanso

El calor es uno de los factores que más influye en una mala calidad del sueño, por ello, es recomendable seguir unas pautas que, aunque no aminoren el calor, nos permitan descansar mejor.

Insomnio en verano
Agencias

El insomnio es un trastorno de sueño muy frecuente que afecta del 20 al 30% de la población; y el 9% lo padece de forma crónica, según datos de la Cátedra de la Investigación del Sueño de la Universidad de Granada y grupo Lo Monaco. El insomnio es una alteración en el descanso nocturno provocada por la dificultad para conciliar el sueño. Se considera que una persona padece este trastorno si tarda más de 30 minutos en quedarse dormida o si tiene despertares de más de 30 minutos.

Por lo general, los trastornos del sueño están causados por factores medioambientales provocados por las altas temperaturas en verano o por exceso de ruido, por ejemplo. Pero en ocasiones las preocupaciones pueden alterar el descanso: el temor a no dormir bien y la preocupación por el sueño pueden generar un estado de vigilia. Desde la Cátedra de la Investigación del Sueño explican que esto sucede porque cuando llega la noche, a medida que se acerca la hora de acostarse, aumenta el temor a no dormir y eso hace que nos activemos desde el punto de vista físico, emocional y cognitivo.

Agencias

Cuidado con el móvil

Consultar el teléfono móvil antes de ir a dormir es muy habitual. Un nuevo estudio revela que este hábito puede favorecer conductas adictivas e interfiere en el descanso. Por otra parte, los participantes en este estudio que evitaron usar sus smartphones antes de ir a dormir confesaron que tenían mejor calidad del sueño.

¿Sabías que...?

Agencias

1. Para conciliar el sueño, la doctora Cristina Zunzunegui, de Somnisa.com, especialista en Psiquiatría y Sueño, recomienda: hacer cenas ligeras (ensaladas, sopas frías) para evitar las digestiones pesadas y conciliar el sueño con facilidad.

2. También evita las duchas de agua fría antes de ir a la cama porque reactivan nuestro cuerpo, haciendo más complicada la labor de dormir.

3. Tomar alcohol puede arruinar un buen sueño porque interfiere con la actividad cerebral. Interrumpe la fase del sueño MOR (movimiento ocular rápido) o REM (sus siglas en inglés). En esta fase suceden los sueños más intensos y es necesaria para un descanso reparador.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Estilo