La dieta disociada: la clave está en no mezclar

¿Quieres perder peso de una forma rápida y eficaz? Apúntate a este tipo de régimen donde lo importante es separar los hidratos de carbono de las proteínas y olvídate de las cantidades, puedes comer lo que quieras ¡sin pesarlo! La actriz Kate Winslet es una auténtica fan de esta dieta disociada. ¿Te animas a probarla?

Kate Winsley
Agencias

La aclamada actriz británica, protagonista de 'Revolutionary Road' o 'Titanic', está espectacular a punto de cumplir 43 años el 5 de octubre. Ha tenido tres hijos: Mia Honey (18 años), Joe Alfie (15) y Bear Blaze (5) y pese a vivir siempre pendiente del peso y de lucir espléndida en los photocalls, Kate Winslet consiguió librarse de esos kilos que le sobraban gracias a la dieta disociada, una de las más recurridas por las celebrities por sus excelentes resultados. Pero ¿en qué consiste? Se trata de una dieta clásica entre las clásicas que promueve la teoría de que los alimentos, según su categoría, no se pueden combinar porque cada uno requiere de un pH (grado de acidez) diferente en el estómago para ser digerido convenientemente. De este modo, cada uno por su lado, los nutrientes se asimilan debidamente. Tiene muchos adeptos porque se pierde peso rápidamente.

¿Cuál es la fórmula?

La clave. No tomar en la misma comida hidratos de carbono (arroz, maíz, pasta, patatas, pan, boniatos, tapioca o cualquier otro cereal) con proteínas (carne, pescado, huevos, queso, leche, gluten, tofu, soja, levadura de cerveza, lentejas, garbanzos o cualquier tipo de legumbre).

Getty Images

¿Y la fruta? Como norma, se debe comer fuera de la comida. Solo la manzana y la pera se consideran neutras y pueden tomarse de postre de las comidas.

¿El objetivo? Perder peso en poco tiempo, movilizando los depósitos de grasa del organismo, quemando las reservas de glucógeno (energía) y eliminando agua. Notarás que mejoran tus digestiones, ya que la combinación de proteínas e hidratos –exenta en este plan– provoca una digestión lenta y pesada. Promete perder hasta cinco kilos en una semana.

Los pros

Lo mejor de esta dieta es que no hay que controlar las calorías ni pesar los alimentos, por lo que es ideal para personas con problemas de ansiedad en las dietas o que no toleran las restricciones. Se pueden variar los menús y se puede comer en cantidad si se desea. Mejora la digestión, ya que la mezcla de carbohidratos y proteína puede generar digestiones lentas.

Los contras

Getty Images

La disociada no es adecuada para vegetarianos estrictos, ya que al no permitir la combinación de legumbres (fuente de proteínas de origen vegetal) e hidratos, es complicado obtener los aminoácidos esenciales en una comida. Esta dieta puede provocar una rápida pérdida de peso, lo que puede aumentar el riesgo de efecto rebote.

Los productos

Getty Images

¿Cuáles son los indispensables en este tipo de dieta? El yogur es el alimento comodín. Es muy nutritivo y nunca te puede faltar. En cambio, queda vetada la combinación libre de menús. Exige disociar proteínas e hidratos.

Tu menú

¿No sabes qué platos confeccionar porque te haces un lío con eso de no mezclar alimentos? No te preocupes: hemos confeccionado un menú para ti, sencillo y muy nutritivo. Te encantará.

Desayuno: café descafeinado o té con leche desnatada. Galleta o tostada de pan integral con miel.

Media mañana: pieza de fruta de temporada (2 rodajas de sandía o 1 naranja).

Getty Images

Comida: un plato de lentejas con verduras o panaché de verduras o un plato de pasta integral.

Media tarde: un yogur desnatado y 5 almendras.

Cena: pescado gratinado y tortilla de espinacas; o pollo a la plancha con ensalada de brotes verdes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Estilo