El cachopo es el plato favorito de David Bustamante

El cantante ha elegido esta receta, típica de la cocina de Asturias, la tierra natal de su ex mujer, Paula Echevarría, como su receta favorita. Descubre cómo preparar este contundente plato ideal para los días más fríos del otoño.

David Bustamante y el cachopo como su plato favorito
Hearst

David Bustamante tiene, como plato favorito, una receta típica de la cocina asturiana. El cantante, que estuvo casado con Paula Echevarría, asturiana de pro, durante casi 11 años, asegura que el cachopo es uno de sus manjares preferidos. Esta receta consiste en dos filetes de ternera grandes y, entre ellos, se coloca jamón serrano y queso. Tras ser empanado en huevo, harina y pan rallado, la carne se fríe y se sirve bien caliente junto a una buena guarnición de patatas, pimientos o champiñones. El secreto de esta receta está en servirlo caliente para que, al cortar la pieza de carne, asome el queso derretido. Para cocinarlo, ponte manos a la obra y toma buena nota del paso a paso para conseguir un cachopo de matrícula de honor.

Cachopo

Hearst

Coste aproximado (para 4 personas): 11 €. Calorías por ración: 320. Tiempo: 20-40 minutos. Dificultad: fácil

Ingredientes: 4 filetes de ternera, 4 lonchas de queso (mejor de Oscos), 4 lonchas de jamón serrano, 140 g de pan rallado, 80 g de harina, 2 huevos, aceite de oliva, sal y pimienta.

¿Cómo se hace?

Paso 1

Hearst

Pedir al carnicero que abra cuatro filetes de cadera en forma de libro, de manera que queden dos partes finas unidas por un lado. Salpimentar. Abrir los filetes y poner dentro de cada uno una loncha de jamón y otra de queso.

Paso 2

Hearst

Si no tenemos queso de Oscos, vale Gruyere, Eddam o Cheddar. Cerrar el filete. Poner un plato hondo con los huevos batidos, otro con harina y otro con pan rallado. Pasar cada filete por harina, huevo y pan rallado para que queden bien empanados.

Paso 3

Hearst

Cerrarlos con un palillo. Poner una sartén al fuego con aceite de oliva y freír dos o tres minutos por cada lado para que queden dorados. Retirar a papel absorbente. Servir calientes para que, al cortarlos, salga el queso derretido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Estilo