Infancia y redes sociales: los peligros de la adicción

Enseñar a nuestros hijos a gestionar las redes puede ayudarles a prevenir problemas por sobreexposición

Las redes sociales (RRSS) reflejan un bienestar psicosocial que en ocasiones se aleja mucho de la realidad. Es muy habitual que los jóvenes busquen en los influencers modelos sociales con los que identificarse. Un uso indebido de las redes sociales puede generar irritabilidad, falta de aceptación y problemas de empatía o tristeza.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Una adicción más

La psicóloga Raquel García Zubiaga, del Centro INAE (Topdoctors.es), indica uno de los síntomas consecuencia de una mala gestión de la imagen de nuestros hijos en este entorno de las redes sociales: “Cuando aumenta la necesidad de mostrar la intimidad en las redes sociales y de sobreexponerse para sentirse bien, haciendo depender su felicidad de que le sigan o les guste a los demás lo que ha publicado. Es como una adicción más.”

¿Qué podemos hacer los padres y las madres? Desde el diálogo y el consenso con los niños, podemos establecer unos límites en el uso y manejo de las redes.

Su primer móvil

Getty Images

Los expertos apuntan a una edad mínima de 14 años para iniciarse en las redes sociales. En cuanto a la edad para tener un smartphone, según el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información, el 90% de niños y niñas entre 13 y 15 años dispone de uno; frente al 48% entre los 10 y los 12 años.

¡A jugar al parque!

A la hora de marcar unos límites en el uso de la tecnología, la psicóloga Raquel García Zubiaga recomienda evitar palabras como “jamás” o “nada”, porque son expresiones demasiado contundentes, y apuesta por enseñar dando ejemplo: los padres somos un espejo para los hijos. Por ello es importante que vean cuál es el correcto manejo de las redes sociales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Getty Images

Según apunta la psicóloga, los padres y madres debemos evitar que el niño sustituya actividades de su vida cotidiana (como el deporte, juegos en el parque...) por el uso de las redes sociales. Desde que son pequeños, podemos fomentar en ellos aficiones exentas de tecnología.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Estilo