La textura y el excipiente de la crema, las claves al elegir la tuya

El tipo de piel de cada persona y la estación del año donde vas a utilizarla son factores esenciales para elegir la crema adecuada y así obtener los resultados deseados. Tu piel te lo agredecerá y tú te verás más bella que nunca.

Mujer eligiendo producto de belleza
Getty Images

Elegir la crema adecuada es fundamental para que te haga estar más guapa. La forma galénica de la cosmética es la composición de los activos y los excipientes para la fabricación de una crema y su textura es un factor clave a la hora de elegir la que mejor se adapte a tus necesidades. Recuerda que cada persona necesita una textura y que no todo vale ni para cada persona ni para cada estación del año. Una vez hecho este pequeño matiz, hoy os voy a hablar de las distintas texturas de cremas que podemos encontrar en el mercado y cuáles son sus principales bondades, con el objetivo de que podáis escoger la que mejor se adapte a vuestra piel. Una buena elección dará unos resultados increíbles y conseguirá que te veas más guapa que nunca.

Diferentes texturas: sérum, fluidos y cremas

Las texturas más demandadas son los fluidos, porque no dejan una sensación pringosa en la piel y son de fácil absorción. Estos resultan ideales para pieles grasas y, sobre todo, para aplicar en primavera y verano, que las temperaturas son más altas y sudamos mucho más, pero no en invierno.

Getty Images

Los sérums, por su parte, son productos de alta concentración de activos que penetran bien en la piel y son de bajo peso molecular.

Y las cremas son texturas más densas y untuosas que hidratan en profundidad y son ideales para los meses fríos de invierno. No tienen buena fama y se dice que solo valen para las pieles secas porque siempre dejan brillos en la piel.

Sin embargo yo no creo que las cremas densas no penetren bien en la piel y que todas dejen una película brillante. Todo lo contrario, si la crema tiene activos adecuados en vehículos adecuados penetra, humecta e hidrata hasta las pieles con tendencia grasa, ya que lo importante es que la formulación galénica se haya hecho con investigación y desarrollo. Obviamente no todas las cremas llevan investigación y tampoco que sean las más caras del mercado significa que tengan más investigación.

¿En qué estación cambio de textura?

La llegada de los primeros frío es indicativo de cambio. No solo en nuestro vestuario, sino también en nuestros cosméticos. Por eso, noviembre es el momento de empezar a pensar en utilizar otra crema distinta a la habitual, de textura ligera que tantas satisfacciones te ha dado en verano. Ahora necesitas una de textura más enriquecida ya que en el invierno no solo pasas frío en el cuerpo, sino que la cara es la zona más expuesta a las inclemencias meteorológicas y debes 'abrigar' la piel con una buena cosmética.

Cuando sufres cambios bruscos de temperatura, tu piel se ve obligada a modular la temperatura corporal por lo que está haciendo un trabajo extra, así que dale las herramientas para que pueda hacerlo adecuadamente sin olvidarnos del viento frío que suele azotar tu piel.

Getty Images

Cada día hay mas casos de rosácea, dermatitis, acné adulto... que se debe, en muchas ocasiones, a usar cosméticos no adecuados, exfoliantes y limpiadores agresivos. Por ello siempre recomiendo usar lo adecuado a tu tipo de piel, a la estación en la que estamos y, por supuesto, a tu ritmo de vida. Si pasas mucho tiempo en la calle, además de una crema de textura pesada, también necesitas una crema humectante que evite la pérdida de agua y protector solar.

Y es que no todas las cremas valen para todas las personas y menos si estas embarazada o estás lactando. En un estudio reciente, la Universidad de Munich descubrió que el 85 % de las mujeres presentaba en la leche materna porcentajes altos de activos químicos derivados de las cremas y de los protectores solares. Por lo que hazme caso, pide asesoramiento y cuídate adecuadamente.

Cuca Miquel, coach de belleza
Archivo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Estilo