Desmontamos todos los mitos y prejuicios sobre el ciclo menstrual

Ni dura 28 días ni es normal que genere dolores incontrolables. Se asumen como normales dolores, náuseas o fiebre pero no los son y debes acudir al médico. ¡Ya es hora de eliminar falsas creencias!

Falsos mitos sobre el ciclo menstrual
Getty Images

El ciclo menstrual no es solo ese proceso en el que a las mujeres cisgénero les baja la regla, sino que es una serie periódica que se compone de cuatro fases: menstruación, preovulación, ovulación y postovulación. Hoy nos centraremos en la etapa en la que el óvulo y el endometrio que recubre el útero se desprenden (junto con sangre) a causa de no haberse producido la fecundación. Hablamos de la menstruación.

En torno a este fenómeno natural que acompaña a la mayoría de mujeres unos 40 años de su vida, existen numerosos mitos y prejuicios. Comencemos por el principio: cuando una niña tiene su primera menstruación, la familia suele darle unas pautas al respecto. Es aquí donde pueden aparecer las primeras ideas erróneas.

Cada mujer, un ciclo

Así, se suele decir que el ciclo menstrual dura unos 28 días, pero cada mujer tiene un ciclo único y particular, por lo que esta media no siempre se ajusta a la realidad. Con el paso del tiempo podrá descubrirse cuál es el tiempo exacto de duración y si va variando en función de factores como la alimentación, las hormonas o la toma de determinados fármacos. Otro de los errores más frecuentes que suele transmitirse de madres a hijas es el cálculo de la próxima menstruación. Pese a lo que muchas creen, se computa sumando 28 días desde el primer día de sangrado y no desde el último.

Getty Images

El dolor que pueda producirse a lo largo del ciclo (sobre todo durante la menstruación y la ovulación) también está plagado de mitos. Todo malestar que se torne insoportable e incontrolable no es normal. Tampoco lo son algunos efectos como: náuseas, vómitos, fiebre, dolor intenso de cabeza o en el abdomen, la pelvis o los riñones… Lo más recomendable en cualquiera de estas situaciones es acudir al ginecólogo para que estudie las causas y los síntomas.

Getty Images


Las compresas y los tampones han alimentado otra de las falsas creencias en torno a la regla. Los materiales de los que principalmente se componen, como algodón y celulosa, hacen que una gota de sangre se expanda. El resultado es que visualmente parece que se sangra más de lo que se expulsa realmente. De media, la sangre menstrual que se elimina en un ciclo suele rondar entre los 40 y los 80 ml. Más o menos sería la cantidad máxima que cabría en una tacita de café.

La herencia generacional de hace más de 50 años sigue manteniendo en pie algunos de los mitos más descabellados sobre los efectos que produce la menstruación. Aunque cada vez sea con menor frecuencia, aún se sigue escuchando eso de que con la regla se corta la mahonesa, no sube el tinte del pelo, el embutido no se cura, las plantas se mueren o el vino se pica.

Sabías que...

Getty Images

Existe una práctica abusiva en la que, después de haber acordado el uso del preservativo, el hombre se lo quita durante la penetración sin que su pareja se percate. Es lo que se conoce como ‘stealthing’.

En internet es relativamente sencillo encontrar trucos, consejos e incluso videos sobre cómo quitarse el condón sin que la pareja se dé cuenta. Y no es ninguna moda nueva, a pesar de que las últimas investigaciones al respecto aseguran que cada vez son más jóvenes los que practican este engaño. Algunos hombres aseguran haberse quitado el preservativo para aumentar la sensibilidad del contacto genital, aunque su acompañante no estuviera de acuerdo. En este sentido, sería aconsejable comprobar el estado del anticonceptivo durante la relación sexual. Muchos expertos comienzan a calificar este tipo de actos como una agresión sexual, puesto que exponen a la víctima a un embarazo no deseado, así como al contagio de alguna infección de transmisión genital.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Estilo