Sexo: Me preocupa el pasado sexual de mi pareja

Empeñarse en saber todo de los anteriores amantes puede ser insano si se convierte al ex en un fantasma muy presente. Tenlo en cuenta si no quieres que tu relación no se resienta.

Mujer pensativa
Getty Images

Todas las personas tienen un pasado. Por tanto, también suelen tener una serie de experiencias sexuales vividas. En ocasiones, al comienzo de una relación algunas personas sienten curiosidad por los encuentros eróticos que su pareja ha podido tener. Y este tema, a veces, llega a generar cierta ansiedad. No es de extrañar que esta inquietud por el pasado del compañero o compañera afecte a más de uno. Y, aunque no se trata de una competición, no siempre es fácil asimilar cuestiones como la cantidad de examantes de la pareja, la frecuencia de sus relaciones sexuales o determinadas prácticas que ha experimentado.

Sin demasiado detalle

Es por esto que, en caso de desvelar el pasado sexual, no hay por qué describirlo con pelos y señales. Y es que una cosa es ser sincero y otra, vender todos los detalles de la intimidad. La clave está en desvelar el pasado erótico sin sentir ningún tipo de presión y siempre y cuando se haga con respeto y total libertad.
Por su parte, es recomendable que quien recibe información sobre el pasado sexual de su pareja no haga juicios de valor y tenga en cuenta que su compañero le ha elegido a él en el presente.

Fantasmas del pasado

Muchas veces, las preocupaciones por el pasado del amante persisten porque los propios fantasmas de relaciones vividas no se han superado. Cuando las personas sufren por el ayer de sus parejas, normalmente es porque les afecta lo que intuyen o imaginan sobre lo sucedido y que no siempre se parece a lo que realmente sucedió. ¿No sería mucho más interesante construir un presente con la pareja actual para poder rememorar el pasado con ella?

Pareja con problemas
Getty Images

Si una persona es celosa, es más probable que se interese por las vivencias sexuales ocurridas. Esta inquietud emocional es lo que se conoce como celos retroactivos. La irracionalidad y el sentimiento de posesión hacia la persona querida suelen ser características frecuentes de este tipo de celos. En caso de padecerse, es importante trabajar la conciencia de vivir el presente, ‘el aquí y el ahora’, puesto que no tiene mucho sentido comparar el pasado con la actualidad cuando el contexto, el entorno y las circunstancias no son las mismas. El ayer no tiene por qué olvidarse, pero tampoco ha de importar en demasía. Cuando estos y otros tipos de celos se conviertan en un problema incontrolable, quizá sea momento de buscar ayuda por parte de un profesional de la psicología o la sexología

No querer saberlo todo

Con o sin pasado sexual, hombres y mujeres tienen derecho a que en cualquier relación de pareja se respeten las experiencias vividas, tanto en el terreno amoroso como en el erótico. Empeñarse en saberlo todo no va a hacer que la relación sea mejor, sino que más bien se corre el riesgo de terminar viviendo una relación de tres si la tercera persona no sale de la cabeza.

Publicidad - Sigue leyendo debajo