El orgasmo, esa desconocida fuente de placer

¿Es el clítoris la única fuente de placer para la mujer? Depende de la mujer y del tipo de estimulación que se practique durante las relaciones sexuales.

Pareja en la cama
Getty Images

Las dudas sobre los tipos de orgasmos femeninos siguen siendo un tema de conversación recurrente. Muchas veces los mitos han ganado la batalla a la realidad. Y es que existen tantos tipos como mujeres, puesto que el orgasmo es una experiencia totalmente subjetiva.

La cuestión es qué tipo de estímulos o zonas del cuerpo producen este pico máximo de placer genital fruto de las contracciones de la musculatura pubococcigea, el tercio exterior de la vagina, el ano y el útero. A pesar de que la mayor parte de las mujeres experimentan orgasmos a través de la estimulación del clítoris, son muchas las que lo hacen gracias a otras zonas como los pezones o las nalgas. El debate sobre el orgasmo clitoriano vs el orgasmo vaginal parece agua pasada, pero lo cierto es que muchas personas siguen cuestionándolo.

Origen: el cerebro

El coach sexual creador de la Terapia Sexitiva, Sergio Fosela, asegura que sí existe el orgasmo vaginal, pero con un pequeño matiz: “En realidad es un orgasmo conseguido a través de la estimulación de la vagina, ya que el orgasmo se da en el cerebro; lo que significa que sólo hay un orgasmo y distintas formas de provocarlo”.

Hay varias claves para lograr un orgasmo a través de la vagina, pero el primer paso es darse permiso para disfrutar por elección propia. “Otra clave es que te guste la penetración vaginal y la disfrutes (ya sea con un pene, dedos o juguetes)”, añade Fosela. Conocer las diferentes áreas de la vagina también es importante a la hora de tener placer. El experto en energía sexual asegura que “las zonas más importantes son: el cérvix, el punto g y la parte anterior del fondo del saco vaginal. Primero se estimulan por separado y después se pueden estimular masajeando todo a la vez”.

No obsesionarse

El orgasmo vaginal, a debate
Getty Images

Obsesionarse no es un punto a favor si se quiere experimentar un orgasmo vaginal. No todas las mujeres pueden conseguirlo, pero esto no significa que no disfruten de las relaciones sexuales o que no logren el orgasmo estimulando otras zonas erógenas. La forma más sencilla es a través del clítoris, dado que fisiológicamente cumple la función de dar placer en exclusiva, a través de 8.000 terminaciones nerviosas.

Orgasmo y salud

Los beneficios de los orgasmos que se alcanzan a través de la vagina van más allá del puro placer, son de hecho toda una ventaja para nuestra salud. Así, Fosela manifiesta que puede “reducir molestias y dolores premenstruales y menstruales; elimina tensiones y rigideces que se dan en la vagina reduciendo posibles molestias y dolor en la penetración, manipulación e incluso en el parto".

Independientemente de la zona que se estimule en busca del orgasmo, lo importante es gozar de la sexualidad y las posibilidades que esta ofrece. Para conseguirlo, resulta fundamental conocerse, explorarse y aceptarse. Como dice Fosela, “lo ideal es aprender a disfrutar de la sexualidad en toda su diversidad, y si la que tienes te encanta, el orgasmo vaginal pasa a segundo plan".

Publicidad - Sigue leyendo debajo