Y tú, ¿has probado la copa menstrual?

Tamaños, composición, modo de uso y mantenimiento. Te contamos todo lo que necesitas saber para que te animes a usarla. Al principio, te resultará un poco extraña pero cuando te acostumbres, estarás encantada.

Copa menstrual
Agencias

La copa menstrual se creó en los años treinta, pero parece que hasta el año 2000 no comenzó a popularizarse. Actualmente son muchas las mujeres que la utilizan durante la menstruación. El pudor y los prejuicios en torno a la vulva han invisibilizado este producto, pero existen tres ventajas clave en pro de su utilización:

Publicidad - Sigue leyendo debajo

1.- Es respetuosa con la vulva, incluso cuando se padece algún trastorno como la candidiasis vaginal.

2.- Es respetuosa también con el medio ambiente. La copa menstrual suele durar unos 8 años, por lo que el residuo que genera es solo el que genera ese producto tras ese período de uso.

3.- Y, finalmente, su uso también puede ser una ventaja en lo que se refiere a la economía de las personas menstruantes: el coste medio de una copa es de 20 euros por cada 8 años.

Distintas opciones

No todas las copas menstruales son iguales. La variedad es tan amplia que, antes de hacerse con una, es importante conocer determinadas claves.

La primera, lo más conveniente es optar por una transparente. Conviene tener en cuenta que el color es sinónimo de tintes químicos, y estos pueden perjudicar la salud de la vulva.

La segunda clave, hay que elegir bien el tamaño. Casi todas las marcas ofrecen dos: uno dirigido a mujeres con una cantidad de sangrado normal que no hayan pasado por un parto vaginal, y otro dirigido a mujeres con menstruaciones muy abundantes o que hayan pasado por un parto vaginal.

copa menstrual
Getty Images

Y la tercera consideración a tener en cuenta a la hora de adquirir una copa menstrual es conocer los materiales con los que se ha fabricado. El mejor producto es la silicona quirúrgica, puesto que es biocompatible con el cuerpo y su contacto con la piel no causa reacciones alérgicas. Además, es suave y manejable y mantiene la temperatura corporal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Además, hay dos claves de uso importantes:

1.- Antes de introducir la copa menstrual, es necesario esterilizarla. Basta con hervirla en un cazo durante 12 minutos. También existen diferentes recipientes para colocarla dentro y esterilizarla en el microondas, como bolsas o tuppers. Este proceso debe repetirse el primer día de cada ciclo menstrual antes de colocarla.

2.- Cuando se ha retirado la copa menstrual (hasta después de 12 horas de su introducción), hay que vaciarla y lavarla con agua y jabón neutro.

Muchas mujeres sienten cierta aversión hacia sus vulvas o hacia la sangre. Otras temen no saber colocar la copa o sacarla con facilidad. Es cierto que al comienzo, puede resultar un tanto engorroso, pero poco a poco su uso es fácil y cómodo. Además es un producto de autoconocimiento sobre el propio cuerpo que aporta información muy importante sobre la salud, en función del aspecto del sangrado menstrual.

Publicidad - Sigue leyendo debajo