La ansiedad masculina por los tiempos en su respuesta sexual

Que el hombre se haga responsable de la satisfacción sexual de la pareja aumenta la ansiedad que genera el problema de esta falta de control. Nuestra sexóloga Lara Herrero te da las pautas para corregir ese estado que solo conduce a la frustración, estrés e insatisfacción por la relación sexual fallida.

Problemas en el control de la eyaculación
Getty Images

Adrián está preocupado porque, tras finalizar una relación de larga duración, tiene encuentros sexuales esporádicos en los que eyacula a los pocos segundos de comenzar. Por su parte, Gregorio tampoco está satisfecho con el tiempo que duran sus relaciones eróticas, y le genera frustración que su mujer tampoco disfrute por la falta de tiempo.

Estos son solo dos ejemplos de la insatisfacción con el tiempo de eyaculación que sufren muchos hombres. Cuando no se trata de un problema de salud, la disfunción no suele responder a una complicación con el tiempo, sino más bien con la falta de control y con la ansiedad y preocupación que genera.

Pautas a seguir

1. Responsabilizarse del propio placer y liberarse de la carga. Entre las parejas heterosexuales, muchas veces, el hombre se responsabiliza del placer de la mujer (además del suyo). Y más concretamente, responsabiliza del éxito o del fracaso de una relación al pene. Es decir, a la dureza, firmeza y tiempo que tarda hasta eyacular.

2. Ampliar el mapa erótico. Normalmente, la práctica que genera problemas es el coito porque, además de ser la más habitual, es aquella en la que se fija el foco de atención en los genitales. Es por esto que resulta aconsejable tener en cuenta otras zonas erógenas y otras prácticas más allá de la penetración y de los genitales.

educación sexual
Getty Images

3. Educación sexual. Consiste fundamentalmente en aprender algunas cuestiones, como conocer que el clítoris es el principal órgano de placer femenino, de cara a dejar de responsabilizar al pene de los orgasmos de las mujeres. También es importante tomar conciencia de que, biológicamente, el hombre tiende a eyacular rápidamente debido a la función reproductiva de la sexualidad humana.

4. Aliviar la frustración. Los pensamientos negativos que suelen aparecer durante un encuentro sexual impiden disfrutar del mismo. Algunos de ellos, tales como "que hoy no me pase"; "aguanta un poco más" o "qué va a pensar de mí", generan ansiedad y preocupación (dos antítesis de lo erótico). El hombre acude a la relación erótica a “probarse” con dichos pensamientos en la cabeza. Como quien realizara un test o prueba.

5. Entrenar la relajación y el 'mindfulness. Una buena manera de contrarrestar la frustración es comenzar cualquier relación erótica de manera relajada, por ejemplo a través de ejercicios de respiración profunda. Además, para disfrutar, hay que aprender a vivir el momento. Si aparecieran ideas negativas, hay que intentar reconducir el pensamiento hacia lo que está sucediendo o hacia pensamientos eróticos, incluso mediante la visualización de fantasías sexuales.

Ir a un especialista

La terapia sexológica suele ser una buena herramienta para hacer frente a las dificultades de control de eyaculación, por ejemplo a través del manejo de la propia respuesta sexual humana o de mecanismos para rebajar la frustración que muchas veces anticipa una respuesta eyaculatoria precipitada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo