Piel atópica y seca, los cuidados para que no sufra en verano

Este tipo de piel requiere de unos cuidados especiales que te detallamos para que no sufra en los días de más calor.

cuidados de la piel atópica en verano
Jena ArdellGetty Images

La piel atópica es una piel sensible, seca que tiene tendencia a la rojez, a la descamación, a la dermatitis e inflamación y además se deshidrata con más facilidad porque su estrato córneo está deficitario y presenta una disfunción de la barrera cutánea.

En verano debemos extremar los cuidados para que tu piel seca y atópica sufra menos. El sol, el aire acondicionado y la sequedad del ambiente son enemigos de la piel seca y atópica pero el ambiente excesivamente salino también puede empeorar su estado.

Entre los cuidados básicos que debes tener siempre presente, destaca el no abusar del sol. Para ello cubre tu piel con sombreros y si estás en una playa de arena blanca, el sombrero no es suficiente porque el sol se refleja en la arena de la playa por lo que no debes salir mucho de la sombrilla. Por supuesto, no debes estar expuesta al sol en las horas centrales del día. Usa siempre protectores solares y, aunque hay mucha variedad, elige el que tenga activos antiedad. Si estás en la ciudad opta por los activos anti polución que te defenderán hasta de la sequedad del aire acondicionado.

Para este tipo de piel conviene no usar jabones limpiadores, son mejores las leches limpiadoras y lociones suaves sin perfume o jabón y preferiblemente con activos como el bisabolol.

Es importante que hidrates tu piel varias veces al día. Estaría bien que preguntaras a un profesional por una crema humectante y no sólo hidratante para evitar que el agua se evapore y este tipo de cremas hacen de sello sobre tu piel.

No descuides tu alimentación y toma 5 piezas de frutas y verduras frescas al día.

Puedes bañarte pero no abuses de los baños, ya que si pasas mucho tiempo en remojo la piel sufrirá, ya sea en agua salada o dulce. Tanto si te bañas en piscinas con cloro o de sal, debes ducharte al salir del agua, recuerda que la sal provoca deshidratación por su efecto astringente.

A la hora de vestirte, elige ropa de algodón, no uses fibras sintéticas y las zonas que más te suden, debes ventilarlas.

Sigue una rutina de cuidados faciales, por la mañana y por la noche aunque estés de vacaciones y te dé pereza. Aunque no te maquilles, la piel necesita limpiarse y la rutina diaria es fundamental: por el día limpia e hidrata y por la noche, limpia, hidrata y nutre.

El verano es quizás la mejor época del año pero tu piel puede opinar lo contrario si no la cuidas adecuadamente.

Cuca Miquel
Hearst

Cuca Miquel es coach de belleza en Todoenbelleza

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Estilo