El sérum, un básico 'beauty' imprescindible

Gracias a sus múltiples propiedades y a los beneficios que aporta a nuestra piel, el sérum se ha convertido en un producto que no puede faltar en tu neceser.

Seguro que en alguna ocasión te has planteado si el sérum es un producto adecuado para usar mañana y noche o si funciona bien según el tipo de piel o la edad. Para aclarar todas vuestras dudas, hoy dedicaré este post a este pequeño bote que casi siempre contiene un líquido acuoso, mucho más caro que una crema y que a menudo hace auténticas maravillas en la piel.

Los sérums son pequeños envases que contienen una alta concentración de activos que permiten penetrar con mayor profundidad en la piel llegando allí donde se necesita. Para ello los activos deben ser acordes a tu piel y que sean de fuentes vegetales y no animales -cuidado con alguna cosmética coreana y mirar bien los ingredientes-. Además debe contar con una modificación molecular para que la molécula sea pequeña y penetre bien por todos los poros de la dermis.

Tipos según la edad y la piel

Mujer bote sérum Blog Cuca Miquel
Getty Images

Siempre estoy a favor de usar sérum, pero debes tener en cuenta, primero, tu edad y circunstancias. Si eres menor de 35 años pero tu piel está muy deshidratada, debes usar sérum de ácido hialurónico o hialuronato de sodio para que hidrate profundamente. Si tienes más de 35 y te preocupa la flacidez además de las arrugas, al sérum de ácido hialurónico debes sumar alguna fuente de silicio orgánico que es esencial para mantener las fibras de colágeno ordenadas y tersas a la par que flexibles.

Si estás en plena menopausia, además de todo lo anterior, el sérum debe tener una fuente lipídica, como los omegas para asó recomponer los lípidos de la piel tan necesarios para tener un piel tersa y saludable.

Por último, para las que padecéis acné, lo mejor es usar solo los sérums sean acuosos y con activos calmantes como calendula, hamamelis o aloe.

¿Cuándo usarlos?

Mujer cara limpia sérum blog Cuca Miquel
Getty Images

Indistintamente mañana y noche. Eso sí, después de limpiar el rostro puedes poner unas 4 o 5 gotas en la palma de la mano y de ahí, directamente a tu piel bien del rostro, cuello y escote. Recuerda que no debe dejar sensación grasa ya que después tiene que penetrar la crema; debe dejarte la piel sin brillos.

En definitiva, si quieres tener piel bonita, sedosa y sin brillos, tu rutina diaria debe constar de limpieza, sérum, crema hidratante, contorno de ojos y crema solar todo adecuado a tu tipo de piel, edad y circunstancias personales.

Cuca Miquel
Cedida
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Estilo