Consejos para cuidar la piel atópica

La piel atópica es una alergía cutánea que suele aparecer en la infancia y que lejos de desaparecer, puede acompañarnos el resto de nuestra vida. Sequedad, irritación y, sobre todo, picor son algunos de sus síntomas. Aprende a combatirla con las recomendaciones de nuestra coach, Cuca Miquel.

Blog Cuca Miquel, piel atópica
Getty Images

Cada vez son más las personas que padecen de piel atópica. Es más, se dice que en Occidente ha aumentado por 3 el número de personas aquejadas por esta patología de la piel inflamatoria y con un fuerte componente genético que puede resultar muy incómoda. Pero, ¿qué se conoce por piel atópica? Es una enfermedad de la piel que se caracteriza por picor, sequedad, irritación... La xerosis (sequedad de la piel) no siempre está activa, ya que depende mucho de algunos factores, tanto ambientales como emocionales, pero cuando sí lo está, el picor es casi insoportable y además, la descamación es muy evidente.

En esta tipo de piel, los lípidos son escasos, tanto en la dermis como en la barrera cutánea, por lo que la piel se encuentra más expuesta a los elementos nocivos del ambiente. Si no hay lípidos en la barrera cutánea, los alérgenos y patógenos entran con más facilidad creando una reacción inflamatoria muy molesta.

Es necesario aportar lípidos a la piel así que después de limpiar con productos suaves, nútrela con cremas lipídicas a base de aceites, aumenta la ingesta de frutas y verduras y de nueces y aguacate para que los ácidos grasos nutran desde dentro.

Blog Cuca Miquel, piel atópica
Getty Images

Por tanto, no abuses del agua, es mejor una ducha rápida que un baño caliente y con el agua templada para que no se forme vaho en el baño. No uses ningún tipo de geles ni de jabones, elige soluciones sin jabón para piel sensible y la exfoliación debes hacerla con un guante de crin una vez al mes. En cuanto, escoge fibras naturales y la ropa interior lávala con jabones neutros.

Aprende a tomarte la vida con mas calma, porque el estrés, las prisas, los cambios emocionales alteran mucho tu frágil piel. De manera que si tienes piel atópica, respira hondo, aprende técnicas de relajación y cuídate a piel con productos aptos para pieles sensible. Y lo más importante: no te rasques. Además, conviene recordar los cuidados esenciales para que la piel esté luminosa

.

Cuca Miquel
Cedida
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Estilo