El pastel de momia perfecto (y fácil) para celebrar Halloween

¿Caramelos en Halloween? Sube el nivel del 'truco o trato' y prepara el pastel de momia perfecto para la noche de los muertos...

Piensa en un pastel como un lienzo en blanco para pintar. Para este en concreto, de lo más espeluznante, hemos escogido una combinación de manzanas y frambuesas congeladas, y aunque puedes escoger la que más te guste, te recomendamos, al menos, un tipo de fruto rojo ¡y así hacerlo más sangriento! Por ejemplo, los arándanos iría muy bien para que este pastel de momia que te proponemos, además, tenga algo de "sangre" (una sangre de lo más dulce, por cierto). ¿El único truco que necesitas saber para conseguir el efecto que buscamos? La masa va cortada en tiras, y si las colocas de la manera que te mostramos (dejando hueco para nariz, ojos y boca), ¡conseguirás el mejor pastel de Halloween del mundo!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cantidades: 1 - 10 porciones
Tiempo Preparación: 1 hour 0 mins
Tiempo Total: 3 hours 0 mins
Ingredientes
Para la masa
3 3/4

tazas de harina

1 1/4

cucharada sopera de sal kosher

2

cucharillas de azúcar

50

gramos de mantequilla en daditos

1/2

taza de agua fría

Para el relleno
1 1/2

kilos de manzanas Golden

250

gramos de frambuesas congeladas

1/3

taza de azúcar

2

cucharadas de mantequilla

1

huevo batido

Sal gorda

Harina de maicena

Canela

Azúcar moreno para decorar

Pasos
Lo más importante
  1. Intenta que la masa no quede demasiado gruesa cuando la amases
  2. La fruta que te proponemos la puedes cambiar por la que más te guste, pero elige al menos un fruto rojo a modo de sangre
  3. Este pastel se puede tomar a temperatura ambiente o frío

¿Cómo hacerlo?

Paso 1. La masa

Coge la harina, la sal y el azúcar y ponlo todo junto en el bol de la procesadora para que se vayan mezclando. Añade la mantequilla hasta que la masa vaya cogiendo consistencia como de harina gruesa. Añade ahora el 1/2 vaso de agua hasta que la masa esté compacta, añadiendo cucharillas de agua poco a poco si fuera necesario. Una vez conseguido, divide la masa en dos partes, 1/3 por un lado y los otros 2/3 por otro. Aplástalas un poco, envuélvelas en plástico y ponlas a refrigerar, como mínimo, 45 minutos (si lo necesitas, lo puedes dejar toda la noche o bien congelar la masa hasta durante un mes).

Paso 2. El relleno.

Pela las manzanas, pártelas por la mitad y quítales el corazón. Reserva media manzana y resto de medias córtalas en 4 rodajas. Mézclalas en bol con las frambuesas, azúcar, canela, harina de maicena y una pizca de sal. Apártalo y déjalo macerar.

Paso 3.

En una superficie con harina, extiende la masa en forma de círculo y amásala con un rodillo. Que no quede demasiado gorda. Una vez conseguido, extiende la masa en un molde de tal forma que sobren varios centímetros por fuera. Si es demasiado, córtalo. Echa ahora las frutas maceradas en el molde y extiéndelas, añadiendo también los dados de mantequilla por encima. ¿Recuerdas la media manzana que habíamos reservado? Corta un trozo en forma de triángulo, ponlo en el centro (será la nariz de la momia) y dobla los bordes de la masa hacia adentro.

Paso 4.

Coge el trozo pequeño de masa que apartamos anteriormente, añádele el sobrante de los bordes (si ha sobrado) y amásalo todo juntos con el rodillo, igual que la masa anterior. Con un cortador de pizza, corta tiras alargadas. Colócalas en la parte superior del pastel como si fueran las vendas de la momia. Recuerda que debes dejar el hueco para los ojos y la boca, también bajo la nariz (es decir, el triángulo de manzana que colocamos estratégicamente en el centro). Refrigera, al menos, 45 minutos.

Paso 5.

Precalienta el horno a 230ºC . Mientras se calienta, baña la parte superior del pastel con el huevo batido y añade el azúcar moreno para decorar. Mete el pastel en el horno y baja ahora la temperatura a 190-200ºC. Déjalo horneando unos 90 minutos, hasta que la parte de arriba se dore y la parte de dentro se cueza. Si ves que la superficie se dora más de lo normal, tápalo con papel de aluminio. Deja enfriar varias horas y tómalo a temperatura ambiente o frío. ¡Disfruta!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Estilo