Cómo cuidar la piel asfíctica

Atenta porque aunque posiblemente no hayas oído hablar de ella, durante el confinamiento podrías tener alguno de sus síntomas.

mujer mirando la piel de la cara delante del espejo
PeopleImagesGetty Images

Existen tres tipos de piel según la emulsión epicutánea: piel normal, grasa o seca. Seguro que os preguntareis y la ¿piel mixta ? Sé que oyes mucho esa palabra en la televisión y la lees en las revistas pero, como experta, te diré que la piel mixta no existe. La razón es porque no se puede tener la piel grasa o seca a la vez al igual que no puedes ser morena y rubia al mismo tiempo de forma natural. Ahora bien, dentro de la piel seca o grasa tenemos variantes como deshidratada, sensible y asfíctica.

La piel asfíctica, y de la que posiblemente no hayas oído hablar, también se llama asfixiada. Es una piel que sufre, que tiene alteraciones, tiende a ser grasa pero también es una piel que puede mostrar zonas secas, se caracteriza por su textura rugosa, por tener brillos en algunas zonas pero estar seca en otras. Además, esta piel tiene tendencia a que se formen millium y comedones y suele tener el poro dilatado.

Las razones por las que una piel normal o grasa puede convertirse en asfíctica pueden ser varias: la contaminación, la polución, acostarse sin desmaquillarse, usar exfoliantes muy agresivos o mascarillas muy astringentes, remedios caseros cómo exfoliarse con bicarbonato o sal, tomar mucho el sol o usar protectores solares no adecuados, entre otras.

mujer lavándose la cara en el lavabo
PeopleImagesGetty Images

Seguro que durante este confinamiento se han generado muchas pieles asfícticas ya que estar encerrados con poca ventilación y sin tomar aire fresco, ha podido provocar que la piel se vea privada de oxígeno y se asfixie. Es por ello que hayas visto que tus poros se han dilatado, que tu piel se ha puesto rugosa y áspera y han aparecido mini granitos en la línea mandibular y en las mejillas.

Este fenómeno se debe a una proliferación de células que no se desprenden bien y se acumulan en el estrato córneo, provocando que la piel se vea gruesa, la grasa se solidifica dentro del poro y no puede salir. Por eso se forman los millium que son pequeños acúmulos grasos donde se ve la grasa o comedones en donde la grasa se ve menos porque el comedón es de color piel.

This content is imported from {embed-name}. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

Estas pieles ya no toleran bien el jabón, se escaman y se irritan aparecen máculas o manchas rojas que dejan los granos y rojeces repartidas por el rostro.

Mi consejo es que si reconoces en tu piel alguno de los síntomas que te he explicado, cambies de rutina facial y probar con otros productos menos agresivos. Hazlo con mucho cuidado porque cremas untuosas pueden provocar más secreción grasa y agravar el problema.

Limpia tu piel diariamente para liberar la capa córnea e hidratar por la mañana y noche, nunca uses el protector solar sin ponerte crema antes, el factor de protección no hidrata ni nutre y es un producto que puede contribuir a la asfixia.

Si crees que tu piel es mixta porque brilla en algunas zonas, quizás esté asfixiada y deberías pedir ayuda así que busca un buen asesoramiento y déjate cuidar.

cuca miquel
Cedida

* Cuca Miquel es coach de belleza en Todo en belleza.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Estilo