Así puedes luchar contra los efectos de la contaminación en tu piel

Tanto si vives en la ciudad como en un pueblo, tu piel sufre los efectos del humo, los combustibles, el frío o el calor y esto puede provocar la aparición de manchas, arrugas y acné. Descubre qué puedes hacer para evitar estos efectos negativos.

una mujer pasea por una ciudad
KEHAN CHENGetty Images

La piel puede sufrir tanto si vives en las grandes ciudades como en pueblos pequeños. En las grandes urbes, contamos con mucha contaminación pero en una localidad pequeña, la piel no está exenta de riesgos. La combustión de los vehículos, las calefacciones, el humo de la leña, el biocombustible, el oxígeno puro, el ozono, el humo del tabaco, el frío, el aire, el sol, el calor y algunos productos de limpieza son contaminantes de la piel.

La exposición a estos contaminantes producen un fenómeno conocido como estrés oxidativo, generando múltiples radicales libres en el organismo favoreciendo la destrucción del colágeno, la elastina. Además, cuando además interviene el sol, se fomentan los efectos negativos de las partículas contaminantes depositadas en la piel y agrava los casos de dermatitis, acné, rosácea o psoriasis alterando la microbiota de la piel favoreciendo infecciones.

Los efectos de la contaminación en la piel pueden ser variados: favorece la aparición de manchas conocidas como lentigos solares, melasma e incluso lesiones mas graves; potencia la aparición de arrugas y aumenta la descamación de la piel por alteración de la barrera cutánea y el manto hidrolipídico haciendo que la piel sea más permeable.

una mujer se mira en el espejo para su rutina facial
LaylaBirdGetty Images

Además, la contaminación también puede favorecer la laxitud de los tejidos lo que conlleva la caída de los párpados, aparición de bolsas, marcado de surcos nasogenianos y la línea de amargor. Puede agravar la rojez en los casos de rosácea, dilatando los vasos sanguíneos y los casos de acné

¿Qué podemos hacer para evitar sus efectos?

una mujer con una hoja de aloe vera
Piotr Marcinski / EyeEmGetty Images

Lo primero que puedes hacer es fomentar tu sistema defensivo. Para ello, debes aportar a tu piel activos calmantes como aloe vera, miel, caléndula, aceites que fortalezcan la barrera cutánea. La barrera cutánea está formada por unas células llamadas corneocitos que se mantienen unidas por un cemento graso, que contiene activos como la coenzima Q10 que es un potente antioxidante natural, así que si fortaleces tu cemento tendrás protección anticontaminante.

una mujer se aplica crema de protección solar en la cara
Westend61Getty Images

Cada día, debes usar gafas de sol que cubran la zona de los ojos aunque no haga sol y llevar bloqueador solar con un spf alto te protegerá de las reacciones químicas que se realizan en tu piel cuando las partículas contaminantes entran en contacto con el sol.

La piel te defiende de los tóxicos del ambiente y te aconsejo que la mimes y la cuides como merece para que cumpla su función de la mejor manera posible.

cuca miquel
Imagen cedida
Cuca Miquel, coach de belleza


This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Estilo