Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Estrés cero tras las vacaciones

Después de días de descanso, playa, sol y relax se nos hace cuesta arriba volver a nuestros quehaceres diarios, y podemos sufrir el temido síndrome postvacacional. Mientras para algunos la vuelta al trabajo puede ser un mero trámite, según los expertos, para casi un 35% de la población este regreso puede ser causa de depresión y estrés, algo que influye directamente en nuestro rendimiento y estado de ánimo. La principal causa de esta depresión postvacacional es la alteración del ritmo diario: asumir obligaciones, los horarios y que se reduce notablemente nuestra vida social. Este cambio radical puede provocar ansiedad, irritabilidad y tristeza, e incluso en ocasiones puede traducirse en síntomas físicos como taquicardias, dolores musculares o problemas de estómago.

1 de 5
Graves consecuencias

Si los síntomas se prolongan más de unos días, puede derivar en estrés crónico e incluso requerir un tratamiento específico.
Di adiós a las vacaciones con actitud positiva y, sobre todo, piensa que ahora, más que nunca, el regreso al trabajo es todo un privilegio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 5
El deporte, imprescindible

Con el ejercicio se activa la hipófisis, que libera endorfinas (también llamadas hormonas de la felicidad). Si incluyes el deporte entre tus rutinas semanales, conseguirás olvidarte de las preocupaciones, así como liberar estrés, lo que te ayudará
a combatir el síndrome postvacacional.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 5
El tiempo de ocio es oro

Desconecta al máximo a la salida del entorno laboral buscando otras ocupaciones o salir con tus conocidos. Sobre todo, no te lleves trabajo a casa. Busca tiempo para disfrutar de tu familia y amigos, ellos te ayudarán a hacer la vuelta mucho más divertida y llevadera.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 5
Adelanta la vuelta

Se recomienda fraccionar las vacaciones para poder evitar un regreso brusco, así como preparar la vuelta a casa un par de días antes de tu incorporación al trabajo, para adaptarte al nuevo ritmo diario. Si tienes oportunidad, no comiences a trabajar un lunes para evitar que se te haga la primera semana muy pesada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 5
Dormir, el ejercicio más reparador

Duerme más horas los primeros días de trabajo para que tu mente se recupere del cambio de horarios. Los trastornos de sueño son uno de los síntomas más habituales tras las vacaciones, así que acuéstate temprano y olvídate de las deliciosas siestas veraniegas para poder coger el sueño por la noche.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Estilo