Loca por tus huesos

Si no comemos bien y no hacemos suficiente ejercicio del tipo adecuado, con el tiempo los huesos pueden debilitarse e incluso romperse. Nuestros huesos están vivos: todos los días, nuestro cuerpo reemplaza las células óseas envejecidas y fabrica hueso nuevo en su lugar. A medida que pasa el tiempo, los huesos se degradan más rápido de lo que se regeneran. Por este motivo, según van pasando los años es más importante cuidarse. Existen varios tipos de enfermedades óseas, pero la más común de todas es la osteoporosis.

image
Pequeños trucos

Malos hábitos tan extendidos como fumar o beber juegan en nuestra contra. El tabaco impide que el cuerpo use el calcio de la dieta, lo que aumenta el riesgo de osteoporosis, y beber provoca un desequilibrio vitamínico, por lo que también es recomendable moderar el consumo de alcohol.

 

1 de 7
Dr. Luque Pérez. Traumatología y Cirugía Ortopédica

Sin embargo, el Dr. Luque nos da una buena noticia:nunca es demasiado tarde para empezar a cuidar a nuestros huesos.

 

2 de 7
El primer síntoma

Con la osteoporosis, los huesos se debilitan y tienen más probabilidad de fracturarse. Las personas con osteoporosis frecuentemente sufren fracturas de los huesos de las muñecas, la columna y la cadera. Muchas personas tienen huesos débiles y no lo saben, ya que por lo general la pérdida de hueso ocurre muy despacio y no duele. Para muchos, sufrir una fractura es el primer signo de que sufren esta enfermedad.

 

3 de 7
Una buena dieta

El calcio es el elemento fundamental del hueso. La vitamina D es la que transporta el calcio ingerido al hueso. Por lo tanto ambos elementos son básicos para evitar la osteoporosis. Las buenas fuentes de calcio incluyen productos lácteos bajos en grasa y alimentos y bebidas con calcio agregado. Podemos consumir: tofu o leche de soja enriquecidas con calcio, verduras de hojas verdes, legumbres, sardinas o salmón, camarones o langostinos, y frutos secos como nueces o almendras.

 

4 de 7
Ojo con algunos medicamentos

Se han puesto de moda complementos como el colágeno, magnesio, etc. y, según el Dr. Luque, son terapias alternativas que pueden ser útiles en determinados casos. Por otro lado, existen ciertos medicamentos que pueden causar pérdida ósea. Destacan los glucocorticoides, que se prescriben a las personas que tienen enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide, el lupus y el asma.

 

5 de 7
Muévete y fortalece tus huesos

Mantenerse inactivo durante largos períodos de tiempo aumenta la probabilidad de padecer osteoporosis. Como los músculos, los huesos se fortalecen con el deporte, aunque sin pasarse: bajar muchos kilos y quedarse con un peso demasiado bajo provoca estados carenciales. Es recomendable realizar un ejercicio suave, no menos de 20 minutos, de 2 a 3 veces a la semana, que no suponga mucho esfuerzo para integrarlo en nuestra rutina diaria.

 

6 de 7
Grupo de riesgo

Las mujeres tienen mayor probabilidad de padecer de osteoporosis, ya que pierden hueso más rápido que los hombres, debido a los cambios hormonales que sufren después de la menopausia. Las mujeres de raza blanca y las asiáticas están en el grupo de riesgo, así como quienes tienen un miembro de la familia cercana con osteoporosis.

 

7 de 7
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Estilo