Llenos de energía

Desde junio de 2013, es obligatorio que todas las casas que se vendan o alquilen tengan el certificado energético, del que poco se conoce todavía. Este certificado se concede a partir de un informe, en el que un técnico cualificado evaluará el gasto de energía de nuestra vivienda y la calificará con una ‘A’ a la más eficiente, con un consumo anual de 5,4 kilos de CO2 por metro cuadrado, y con una ‘G’ a la menos eficiente, con 47,7 kilos de CO2 por metro cuadrado al año.

image
Cuanto menos, mejor

Con este certificado energético se intenta que las casas consuman cada vez menos electricidad y se reduzcan así las emisiones de CO2, uno de los causantes del efecto invernadero. Todo son ventajas si conseguimos en energía la nota más alta.

 

1 de 7
Bueno para la salud

Con una vivienda energéticamente eficiente no sólo lograremos ahorrar, sino que mejoraremos notablemente en temas de salud. Con un buen aislamiento evitaremos los cambios bruscos de temperatura y los problemas derivados de ellos.

 

2 de 7
Cómo conseguirlo

El precio del certificado, que tiene una validez de 10 años, va de los 75 a los 250 euros más IVA, y es obligatorio tenerlo y registrarlo en la comunidad autónoma en la que se encuentre la vivienda. Con este certificado obtendremos la etiqueta de calificación, que podremos usar en las distintas ofertas de
la casa.

 

3 de 7
Unas mejoras

Entre las medidas más aconsejadas para conseguir la mejor calificación posible en nuestro certificado, están renovar la caldera, mejorar el aislamiento de las ventanas o comprobar el estado del aislamiento de los muros de la casa. Los técnicos que realicen el informe te darán las pautas para mejorar tu nota.

 

4 de 7
Penalización

No sólo es obligatorio tener el certificado de eficiencia energética, sino que se penalizará a aquellos que publiciten una nota falsa. Si vas a vender o alquilar tu casa, debes conseguirlo cuanto antes, ya que las multas por irregularidades en la calificación van de 300 a 6.000 euros.

 

5 de 7
Un gran ahorro

Una casa con una calificación energética ‘A’ es la que casi no necesita energía, ya que su aislamiento hace que la temperatura exterior no afecte a la del interior, lo que se traduce en un gran ahorro para el inquilino de la vivienda en calefacción o refrigeración.

 

6 de 7
Más ecológico

El ahorro en energía tiene una repercusión directa en el medio ambiente, ya que el CO2 es uno de los causantes del famoso efecto invernadero. El incremento de la concentración de este
gas en la atmósfera repercute en el calentamiento global del planeta.

 

7 de 7
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Estilo