Objetivo: dormir

Dormir bien es absolutamente necesario para nuestro organismo. Durante las horas de sueño nuestro cuerpo regenera y oxigena las células y se producen cambios en el organismo que nos ayudarán a afrontar adecuadamente la actividad diaria. Aunque no todo el mundo puede conseguir dormir tantas horas seguidas, lo ideal es que dediquemos entre siete y ocho horas al descanso. Un sueño reparador no sólo nos ayudará a estar más activos al día siguiente, sino que mejorará nuestro corazón, ya que por la noche se reduce la frecuencia cardíaca. Además, favorece el control de enfermedades como la hipertensión y la diabetes, e incluso ayuda a controlar el peso.

Art, Petal, Teal, Illustration, Painting, Paint, Visual arts, Drawing, Dance, Dancer,
1 de 10
Tu dormitorio, tu santuario

En la medida de lo posible, intenta  relajarte antes de ir a la cama, que tu dormitorio sea tu santuario: un lugar en el que están prohibidos el ruido, el desorden y las tecnologías, en tanto que interfieren en tu capacidad para conciliar el sueño. Una parte muy importante del descanso depende de una correcta elección del colchón y la almohada: de ellos dependen tu comodidad e incluso problemas de espalda. Para que nada te quite el sueño, toma nota de nuestros consejos.

 

2 de 10
Un plátano y a la cama

Tu alimentación afecta a tu posibilidad de dormir: olvídate del alcohol, la cafeína y los alimentos azucarados antes de ir a la cama; son buenos, en cambio, los alimentos ricos en magnesio, potasio y calcio.

 

3 de 10
Apaga el móvil

Los aparatos electrónicos, como televisión, tablets o móviles, estimulan el sistema nervioso: a nivel físico por las luces y psicológico, por la información.

 

4 de 10
Sí al deporte

El deporte es un aliado del sueño, pero cualquier actividad realizada a última hora del día hará que nos activemos, con lo que no podrás dormir. Intenta hacer ejercicio unas horas antes de ir a dormir o, si tu horario te lo permite, por la mañana.

 

5 de 10
Una buena rutina

Es muy importante que tengamos un horario fijo para ir a dormir, y que acompañemos esto de una rutina. Si tenemos un ritual para ir a dormir, poco a poco lograremos que nuestro cuerpo lo asocie con el sueño y consigamos eliminar problemas.

 

6 de 10
Boca abajo

Aumenta la tensión en la zona lumbar y corres el riesgo de sufrir dolores de espalda. Es la menos recomendada.

 

7 de 10
Boca arriba

Mejor para problemas de respiración y de espalda. Se evitan arrugas de expresión y en los pechos.

 

8 de 10
Lado derecho

Retrasa la eliminación de los ácidos del estómago. El cuerpo ejerce demasiada presión sobre el hígado.

 

9 de 10
Lado izquierdo

Mejora las digestiones y el funcionamiento del sistema linfático. Es la mejor postura para embarazadas.

 

10 de 10
Las fases del sueño

FASE 1
Durante esta fase el sueño es poco reparador, ya que aún somos capaces de percibir estímulos del exterior. Es una fase de sueño ligero.
FASE 2
En esta etapa, la entrada de información sensorial queda bloqueada por el sistema nervioso con el objetivo de ayudarnos a desconectar. Se termina el sueño ligero.
FASE 3
Se reduce la presión arterial y el ritmo de la respiración.  Es mucho más complicado despertarse en esta fase en la que los sentidos están totalmente bloqueados.

FASE 4
Es la fase en la que el sueño es más profundo, y más importante para que nuestro cuerpo se recupere totalmente. El tono muscular es muy reducido y, aunque no es la fase en la que aparecen los sueños, pueden darse ocasionalmente.
FASE 5
Se caracteriza por el aumento del ritmo respiratorio, de la presión sanguínea y de la actividad cerebral. Es en esta fase en la que tienen lugar los sueños. El tono muscular durante este tiempo es nulo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Estilo