Late que late

El corazón es el músculo más importante de todos (se encarga de recibir y bombear sangre a todo nuestro cuerpo), sin embargo se tiende a desatenderlo. Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en los países desarrollados, concretamente en España más de 70.000 personas padecen al año infarto de miocardio.

image
1 de 11
Factores de riesgo

Los principales factores de riesgo que se asocian a estas patologías son el exceso de peso, la mala alimentación, hábitos perniciosos como el consumo de tabaco y alcohol, el estrés o una vida sedentaria.
Sin duda, además de intentar mejorar la salud de nuestro corazón cambiando nuestro estilo de vida, es imprescindible someterse a exámenes médicos periódicos, para asegurarnos de que todo va bien, y acudir a un especialista ante la duda de poder estar sufriendo algún tipo de problema cardíaco.

 

2 de 11
Presión arterial

La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre al circular por las arterias. La cifra superior mide la fuerza cuando el corazón late, y la inferior cuando está relajado. Un aumento de esta presión hace más probable sufrir una enfermedad cardiovascular. El nivel más óptimo es de 120 de máxima y 80 de mínima.

 

3 de 11
Síntomas de un ataque

Además del dolor en el pecho, otros síntomas de fallo cardíaco son: dolor en la parte superior del tronco, náuseas, dificultad para respirar o mareos. No todos los enfermos experimentan los mismos síntomas, pero en todos los casos el factor tiempo es fundamental: cuanto antes se reciba tratamiento, más aumentan las probabilidades
de recuperación.

 

4 de 11
Adiós al cigarrillo

Fumar aumenta notablemente el riesgo de enfermedad coronaria, ya que no sólo aumenta la presión arterial sino que además las sustancias químicas que contiene favorecen la formación de placas grasas en las arterias, lo que impide que la circulación sanguínea sea correcta. No esperes mas y déjalo.

 

5 de 11
Deporte, imprescindible

Hacer ejercicio regularmente puede reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, ya que disminuye la presión arterial, aumenta los niveles de colesterol HDL (el bueno), mejora la circulación y favorece la pérdida de peso. Se recomienda una media de 20 a 30 minutos al día de ejercicio moderado para mantener tu corazón en forma.

 

6 de 11
Colesterol

Hay dos tipos de colesterol, el LDL (el colesterol malo) y el HDL (el bueno). Hay que controlar los niveles de LDL, ya que en exceso se acumula en las arterias formando placas y aumentando el riesgo de enfermedades cardíacas. Un nivel correcto está por debajo de los 200 mg/dL. A partir de los 240, resulta muy elevado.

 

7 de 11
Una dieta equilibrada

Mantener una dieta equilibrada, baja en grasas y en sal, ayuda a evitar accidentes cardíacos, mientras que las personas con exceso de peso tienden a la hipertensión e hipercolesterolemia, principales enemigos del corazón. Además, hay alimentos que lo protegen.

Pescado
El pescado, en especial el azul, es una fuente natural de ácidos grasos omega-3, que tiene un gran efecto protector frente a las enfermedades cardiovasculares.

 

8 de 11
Miel

Ayuda a tonificar el corazón cansado y facilita la llegada de sangre al órgano vital.

 

9 de 11
Ajo

Cuando cortamos o machacamos un ajo, se forma sulfuro de hidrógeno, una sustancia que ayuda a reducir la presión sanguínea.

 

10 de 11
Nueces

Su alto contenido en ácidos grasos omega-3 de origen vegetal ayuda a mejorar la coagulación de la sangre, y contrarresta las alteraciones del ritmo y la frecuencia cardíaca.

 

11 de 11
Cebolla

Mejora la circulación sanguínea, en tanto protege contra los depósitos de calcio que la obstruyen.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Estilo