Broncéate de forma saludable en 10 pasos

Este verano consigue un moreno progresivo evitando que tu piel sufra lo más mínimo

image
1. Elige el factor correcto

Nuestro organismo necesita el sol para sintetizar la vitamina D y, además, con tan sólo unos minutos de exposición lograremos mejorar nuestro estado de ánimo. Sin embargo, tomar el sol sin protección puede dañar nuestra piel y causarnos lesiones muy graves. Es muy importante que elijas bien la protección que más se adecúe a tu tono de piel. Recuerda que, aunque seas morena, siempre es recomendable usar un factor de protección alto los primero días de exposición.  Los dermatólogos recomiendas un índice SPF 30-50, es decir alto para las pieles sensibles y 50+ para las pieles muy sensibles. Los niños menores de 3 años no deben tomar el sol.

 

1 de 10
2.Tiempo de espera

La mayoría de los protectores solares no actúan inmediatamente, por lo que es recomendable esperar entre 20 y 30 minutos antes de tumbarse al sol después de echarse la crema. Antes de la exposición no utilices productos que contengan alcohol o perfume, ya que puede hacer que aparezcan manchas en la piel o que se oscurezcan las que tengas.

 

2 de 10
3. Más crema

Con el sudor, el agua o la toalla puede desaparecer el protector, por lo que es obligatorio echarte crema cada cierto tiempo mientras estás expuesto al sol. No escatimes y cubre bien tu cuerpo. Es muy importante que elijas bien la protección que más se adecúe a tu tono de piel. Recuerda que, aunque seas morena, siempre es recomendable usar un factor de protección alto los primero días de exposición.

 

3 de 10
4. Sécate

Al salir del agua recuerda que es muy importante secarse, ya que las gotas pueden generar un efecto lupa sobre tu cuerpo y potenciar notablemente el efecto de los rayos de sol.

 

 

4 de 10
5. No a ciertas horas

Evita tomar el sol entre las 12 y las 16 horas, ya que la radiación aumenta y es mucho más peligroso. Recuerda que, aunque permanezcas en la sombra, la luz se refleja en la arena y el agua, por lo que es obligatorio seguir usando protección solar.

 

5 de 10
6. A revisión

 Vigila tu piel antes y después de la exposición solar y protege bien los lunares y las pecas. Si ves que alguna cambia de forma, tamaño o color, debes visitar a tu dermatólogo para que descarte cualquier problema.

 

6 de 10
7. Si te quemas…

Si sufres una quemadura, recuerda que desde ese momento debes evitar la exposición al sol. Además, tienes que hidratar bien tu piel con cremas especiales que ayuden a tratar la zona. Si el dolor es muy intenso o tienes fiebre, deberás consultar con un especialista.

 

7 de 10
8. A beber

Tomar el sol deshidrata nuestro organismo, por eso es muy importante beber agua con frecuencia. Los niños y las personas mayores son quienes mayor riesgo de deshidratación corren.

 

8 de 10
9. Cuida tus ojos

Tus ojos están expuestos a la radiación, por eso se recomienda usar gafas de sol. Elige las que tengan el marcado auténtico CE, que ofrezca garantía de control y calidad. Con una gorra o sombrero aumentas la protección.

 

9 de 10
10. Ojo en días nublados

Con nubes o viento, la sensación térmica puede ser menor, pero no por eso el riesgo de quemarse es más bajo. Sobre todo esos días de tiempo raro, no te despistes.

 

10 de 10
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Estilo