En verano, buenos aires

Las altas temperaturas hacen que, al llegar a casa, pongamos a funcionar el aire acondicionado al máximo. Sin embargo, los cambios bruscos de temperatura son un riesgo para nuestra salud, el bolsillo y para el medio ambiente.

image
Toma nota

Si eres de los que usas todos los días el aire acondicionado, recuerda:

  • Es recomendable ventilar bien la casa en las horas de menos calor.
  • Cierra persianas y cortinas en las horas de más sol, para conseguir una sensación térmica menor.
  • Mientras el aire acondicionado esté encendido, mantén puertas y ventanas cerradas.
  • Las plantas en casa te ayudarán a refrescar el ambiente.
  • Los ventiladores son grandes aliados en esta época del año, ya que ayudarán a mover el aire por la casa y aliviarán la carga de trabajo del aire acondicionado. 
  • Elige el aire acondicionado adecuado para tus necesidades, ya que un aparato de refrigeración demasiado potente supondrá un mayor desembolso y un incremento del gasto energético.

 

 

1 de 8
‘Ecofriendly’

El uso responsable de tu aparato de aire acondicionado no sólo te ahorrará sustos en la factura, sino que contribuirá a cuidar el medio ambiente. Cuanta más energía se consuma, más emisiones de CO2. Contribuirás también si eliges un aparato que tenga el certificado energético correcto.

 

2 de 8
Dolores musculares

No sólo los gérmenes suponen un riesgo para la salud. Hay que tener cuidado con la orientación del aire y evitar que la corriente de aire frío te llegue directamente. Puede causarte problemas como tortícolis o dolor de cervicales, además de afecciones en la piel.

 

3 de 8
Una revisión

Los filtros de aire sucios no sólo afectan al funcionamiento del aparato, sino que son una fuente de gérmenes. Es importante limpiarlos al menos una vez al mes para minimizar riesgos. Además, el aparato debe ser revisado por un profesional periódicamente.

4 de 8
Ahorra

Aproximadamente, cada grado que se baje la temperatura del aire, el consumo aumenta poco menos que un 10%. Apaga el aire acondicionado antes de irte a la cama y cuando no haya nadie en casa. Recuerda que un buen aislamiento de la casa significa un gran ahorro.

 

5 de 8
Cuidado, bacterias

El aire acondicionado se puede convertir en una fuente de bacterias y gérmenes, y es el causante de la mayoría de resfriados en verano. Entre las afecciones más comunes están la rinitis alérgica, resfriados o faringitis. Además, produce sequedad en los ojos.

 

6 de 8
Medidas que ayudan

El uso en casa de ropa adecuada para esta época del año contribuirá a que no tengas tanto calor. Además, cuando llegues de la calle, date una ducha, te refrescará y hará que no enciendas el aire tan rápido. Y un clásico, el abanico también es un gran aliado.

 

7 de 8
Temperatura y humedad

Evita los cambios bruscos de temperatura, intentando que entre el interior y el exterior no haya una diferencia de más de 5ºC. Además, el aire acondicionado reseca el ambiente, por eso debemos tener cuidado y mantener el grado de humedad en torno al 40 y 60% (mide con un higrómetro). Recurre a humidificadores o simplemente pon tarros de agua cerca de las corrientes de aire.

 

8 de 8
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Estilo