Dale la espalda al dolor

Entre un 80 y un 90 % de la población sufre dolor de espalda en algún momento de su vida, pero puede prevenirse. Una dieta adecuada, ejercicio y una mejora de la higiene postural pueden evitar que este dolor se convierta en crónico, como le sucede a más de cuatro millones y medio de personas, según la Sociedad Española del Dolor (SED).

1 de 7
Dolores musculares

El dolor de espalda suele atribuirse a causas óseas, pero la realidad es que en la mayoría de los casos el problema se encuentra en la musculatura. Por eso lo más importante es que evitemos el sedentarismo y mejoremos nuestra dieta para evitar aumentar de peso, lo que nos supondría la pérdida de equilibrio y una movilidad limitada. Pon remedio antes de que sea tarde y ¡olvídate del dolor!

2 de 7
Ejercicio

Ayudará a mejorar el tono muscular, logrando así que la espalda se mantenga firme y flexible. Entre las disciplinas más recomendadas están el yoga, el pilates y, sobre todo, la natación, que nos ayudará a fortalecer la espalda sin que la columna sufra impacto. Es recomendable hacer abdominales al menos 5 minutos al día, puesto que un abdomen firme facilitará una mejor postura.

 

3 de 7
Ojo al dormir

Dormir entre 7 y 8 horas diarias hará que nuestra columna descanse. Busca un colchón de firmeza media que se adapte a tu cuerpo. Los expertos recomienda dormir en posición fetal o boca arriba, ante todo evitar hacerlo boca abajo, ya que se puede modificar la curvatura de la columna y obliga a mantener el cuello girado.

 

4 de 7
Al especialista

Si pasan más de 3 días y el dolor no mejora es momento de acudir a un especialista. Presta atención a tus extremidades: si notas alteración de sensibilidad o pérdida de fuerza y los analgésicos no logran aliviarte también conviene que comprueben qué sucede. Y, sobre todo, consulta si el dolor va acompañado de fiebre, náuseas o cansancio extremo.

 

5 de 7
Adiós kilos

El exceso de peso influye en el dolor de espalda, ya que cada kilo de más añade tensión en los músculos y ligamentos. Procura además que no falten en tu dieta alimentos ricos en calcio y vitamina D, que ayuda a la correcta absorción del mismo, y magnesio, que favorece el crecimiento de los huesos.

 

6 de 7
En la oficina

Adquiere una buena postura en el trabajo para mejorar los dolores. Debes colocar la pantalla a la altura de los ojos para no forzar el cuello y la espalda. Pon el teclado de tal forma que tus brazos estén relajados y no creen tensión en los hombros. Haz descansos y da algún paseo para no permanecer mucho tiempo seguido en la misma postura.

 

7 de 7
En el embarazo

Un 80% de las mujeres embarazadas sufren dolores, ocasionados por el cambio del centro de gravedad  del cuerpo y porque los músculos abdominales se estiran y debilitan. Intenta corregir tu postura y, si tienes que permanecer de pie durante mucho tiempo, apoya una pierna en un taburete para aliviar tensión de la espalda.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Estilo