¿Embotellada?

El cuerpo contiene entre 35 y 45 litros de agua, pero con las actividades cotidianas se pueden perder hasta 2,6 litros diarios, según indica la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria. Aunque con los alimentos se recupera un porcentaje de ese líquido perdido, es bebiendo agua cuando el organismo recupera realmente la hidratación.

1 de 7
Composición y sabor

Tanto el agua del grifo como el agua mineral natural tienen beneficios para el organismo y, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), en España el agua del grifo puede cumplir perfectamente su función ya que está libre de sustancias contaminantes. Sin embargo, con las aguas minerales envasadas nos aseguramos de que su composición y sabor sean siempre iguales.

 

2 de 7
¿Qué es el residuo seco?

Aunque la palabra residuo nos puede echar para atrás, cuando hablamos de agua mineral natural y residuo seco, nos referimos a algo muy positivo. El residuo seco es la cantidad de minerales –como los básicos calcio o magnesio– que contiene el agua mineral natural y que nos ayudarán a cubrir las necesidades diarias de nuestro organismo.

 

3 de 7
Componentes necesarios

Entre los minerales que podemos encontrar en el agua, están el calcio, que ayuda a la formación de la estructura ósea. También hay potasio, básico para las contracciones musculares, o sodio, que además de ayudar a controlar la presión arterial, es básico para el correcto funcionamiento de los músculos y los nervios.

 

4 de 7
Hidrátate

La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) afirma que es necesario beber dos litros de agua diarios para cubrir las necesidades del organismo. Además de poder sufrir dolores de cabeza, piel seca o apatía, la deshidratación influye de forma adversa sobre la función cognitiva. Un déficit de agua del 2% del peso supone una disminución de la capacidad intelectual.

 

5 de 7
El agua no adelgaza

El agua no aporta calorías, por lo que es ideal para
mantener unos hábitos saludables, sin embargo, al contrario de lo que se suele decir, no adelgaza. Su consumo es obligatorio para aquellos que realicen actividades físicas, cuando suben las temperaturas o en ambientes climatizados, que pueden provocar deshidratación.

 

6 de 7
Para los ‘peques’

Para el primer año de vida del niño es recomendable el uso de agua mineral natural, ya que, gracias a su pureza y a la ausencia de tratamientos químicos, no necesita ser hervida. Los niños deben beber 0,6 litros el primer año de vida, y de 1,3 a 1,9 litros en la adolescencia, teniendo siempre en cuenta el género, el clima y la actividad física del menor.

 

7 de 7
¿Por qué agua mineral?

Este agua se embotella en un envase totalmente seguro, y no tiene ningún tipo de contacto con el exterior, por lo que no se producen alteraciones en el producto y la bebemos tal cual se encuentra en la Naturaleza. Además, posee una composición constante que podremos conocer leyendo su etiqueta, por lo que podemos escoger el agua que más beneficie a nuestro organismo. Debido a que su composición es siempre la misma, su sabor se mantiene igual, frente al agua del grifo, cuya composición varía, y por tanto su sabor también.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Estilo