Para comerte mejor

Ya se sabe que una correcta alimentación es sinónimo de salud, pero además se puede potenciar cada parte del cuerpo con un alimento.

image
Corazón

Un exceso de grasas saturadas y colesterol puede desembocar en mala circulación sanguínea e incluso en una enfermedad cardíaca. Se recomiendan aquellos alimentos ricos en omega 3, como los pescados azules, entre los que destaca el salmón, que no sólo ayuda a mejorar el sistema circulatorio, sino que además ayuda a rebajar y controlar la presión arterial, indispensable para prevenir accidentes cardiovasculares.

 

1 de 14
Cerebro

La ingesta de pescado en general ayuda a detener el deterioro cognitivo. El atún, gracias a su alto contenido en grasos omega 3, ayuda a mejorar el sistema nervioso y mantener las células cerebrales en buen estado. Este ácido graso es importantísimo para que las conexiones entre las neuronas sean correctas y ayuda además a proteger de patologías neurodegenerativas.

 

2 de 14
Pulmones

Por su alto contenido en azufre, el berro se utiliza de manera tradicional como remedio natural para las molestias bronquiales. Contiene vitaminas A y C, que estimulan el sistema inmunitario, aumentando las defensas y reduciendo la probabilidad de sufrir resfriados. Además, actúa de antiviral contra ciertos virus que pueden producir mucosidad.

 

3 de 14
Hígado

Para este órgano, el alimento estrella es la alcachofa, rica en calcio, hierro, magnesio y potasio. También contiene fibra y cinarina, que estimula la función de este órgano, ya que aumenta la secreción biliar, ayudando a las malas digestiones de las grasas y la descongestión del hígado. Además, estimula la regeneración de las células expuestas a las toxinas.

 

4 de 14
Páncreas

Además de por su alto contenido en fibra, las legumbres (lentejas, judías, etc.) son muy importantes por tratarse de carbohidratos lentos. Con ellos, nuestra dieta será de bajo índice glucémico, algo muy positivo ya que los alimentos con un índice glucémico alto provocan un aumento de glucosa en sangre y aumentan la presión en el páncreas, encargado de producir insulina para regularlos.

 

5 de 14
Dientes

La leche y los productos lácteos en general son ricos en calcio y vitamina D, indispensables para unos dientes y encías más sanos, reduciendo el riesgo de pérdida de piezas. La caseína, una proteína presente en la leche y algunos de sus derivados como el queso, fortalece la superficie de los mismos.

 

6 de 14
Piel

La naranja se convierte en la estrella para nuestra piel, ya que su alto contenido en vitamina C, flavonoides y aceites esenciales ayudan a mantenerla sana y radiante. Su gran poder antioxidante nos protege de los radicales libres, que son una de
las causas principales del envejecimiento de la piel.

 

7 de 14
Estómago

La papaya es uno de los alimentos que favorecen el funcionamiento del aparato digestivo y en concreto del estómago. Tiene un alto contenido de papaína, una enzima que ayuda a digerir las proteínas, por lo que se recomienda tomarla después de las comidas para mejorar la digestión. Además, contribuye a neutralizar el exceso de acidez del estómago.

 

8 de 14
Riñones

Junto al hígado, los riñones son básicos para limpiar el organismo de toxinas, por lo que es importante una dieta en la que se incluyan los espárragos, que son un diurético natural. Este vegetal contiene asparagina, que estimula la función renal y ayuda a eliminar mediante la orina.

 

9 de 14
Intestino

El yogur contiene probióticos, que son bacterias que favorecen la salud gastrointestinal y que ayudan a regenerar la flora intestinal, algo muy importante en caso de infecciones intestinales, diarreas, etc. Además, su consumo reduce la población de bacterias perjudiciales en el intestino
y ayuda a aquellas personas que sufren de estreñimiento.

 

10 de 14
Sistema inmunológico

El ajo contiene un compuesto llamado aliína y, cuando cortamos o machacamos el ajo, este compuesto entra en contacto con la enzima aliinasa, transformándose así en alicina. Este compuesto es capaz de fortalecer nuestro sistema inmune, ayudándonos a proteger nuestro organismo contra infecciones, bacterias u hongos.

 

11 de 14
Pelo

El alto contenido de ácido fólico de las espinacas es básico para ayudar al pelo a crecer fuerte y sano. Es un alimento rico también en vitamina A –que favorece la producción de sebo y ayuda a mantener una correcta hidratación del pelo– y hierro, mineral indispensable para tu cabello, pues la anemia es una de las principales razones de la caída del pelo.

 

12 de 14
Articulaciones

El consumo de aceite de oliva ayuda a prevenir problemas de las articulaciones gracias a su poder antiinflamatorio. Contiene oleocantal, un compuesto que tiene un efecto similar al del ibuprofeno. Gracias a él se reducen los dolores y se mejora la calidad de vida de aquellas personas que sufren artritis.

 

13 de 14
Músculos

Para el crecimiento del músculo, es obligatoria la ingesta de proteínas. Aunque los huevos son uno de los alimentos que más proteínas contienen, debes controlar su consumo. Decántate por las carnes magras de ave, que además tienen menos grasas que las rojas.

 

14 de 14
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Estilo