Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Retención de líquidos, claves para aliviarla y tener las piernas menos hinchadas

La coach de belleza Cuca Miquel nos ayuda cada semana a estar más guapa.

1 de 5
Un problema muy común

La retención de líquidos es un mal que aqueja a muchas mujeres aunque algunas solo lo notan días antes de la menstruación y otras todos los días.

Suele estar relacionado con una mala circulación sanguínea. Las toxinas no se eliminan por la linfa y al no pasar al torrente sanguíneo, ese líquido se acumula en el organismo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 5
Síntomas

Los síntomas más frecuentes de la retención de líquidos son elaumento de peso, la hinchazón en piernas, sobre todo los tobillos y las rodillas, aumento del perímetro abdominal así como una disminución de la cantidad y frecuencia de la micción y la parición de celulitis edematosa

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 5
Trucos

Aunque la retención de líquidos es inevitable, sí hay muchas cosas que puedes hacer en tu día a día para mejorarla:

- Despídete de la vida sedentaria y camina por lo menos 20 minutos al día a paso ligero.

- Hidrátate adecuadamente bebiendo agua y comiendo frutas y verduras.

- Elimina la sal de tus comidas.

- Termina tu ducha diaria con agua fría, sobre todo aplicando el chorro en tobillos, rodillas, ingles y hueco poplíteo, el está en la parte detrás de las rodillas.

- Acude a una experto en masajes drenantes para que active la linfa. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 5
En casa

Aunque lo mejor es acudir a un especialista, puedes hacer una sesión corta en casa que nunca exceda de los 15 minutos

Coloca la manos sobre los ganglios del cuello y realiza pequeñas presiones, sin fuerza. A continuación pon las manos sobre las clavículas y realiza pequeñas presiones hacia arriba.

Después pon tu mano derecha sobre la axila izquierda y presiona suavemente, al terminar cambia de mano y de axila. El siguiente punto de presión son las ingles y por último, coloca tus manos una detrás de cada rodilla (en el hueco poplíteo) presionando hacia adentro y soltando.

Con este ritual estás activando el sistema linfático a través de la estimulación de los ganglios.

Para terminar, ponte de puntillas con la espalda recta y los brazos estirados a ambos lados de los costados. Realiza con un pie círculos con el tobillo, primero hacia una dirección y después hacia la otra, repite con el otro tobillo. 

Con las piernas juntas flexiona las rodillas ligeramente e intenta tocar el suelo con las manos, sube lentamente hasta quedar erguido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 5
Vida sana

Si haces estos ejercicios y sigues los consejos que te doy, junto con unos hábitos saludables, disfrutarás de unas piernas mucho más ligeras.

Además, lleva medias de compresión si pasas muchas horas de pie o sentada y no te olvides de realizar el auto drenaje y olvídate de la hinchazón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Estilo