Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Los ácaros pueden ser el peor enemigo para tu acné

La coach de belleza Cuca Miquel nos ayuda cada semana a estar más guapa.

1 de 6
Los ácaros en nuestra piel

En el año 1841 se descubrió una relación parasitaria o simbiótica entre el ser humano y una especie de ácaro llamado Demodex folliculorum.

Este ácaro minúsculo vive en los poros de nuestra piel y se alimenta de células muertas que se van desprendiendo, los corneocitos, teniendo su máxima actividad por la noche que es cuando descansamos.

Estos ácaros son herencia de nuestros antepasados y son diferentes dependiendo de la raza.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
Intrusos necesarios

Necesitamos estos ácaros porque ayudan a la renovar la piel, pero existen ciertos aspectos que debemos tener en cuenta para evitar que estos ácaros lleguen a ser nocivos.

Estos ácaros carecen de mecanismo de evacuación de sus desechos y al morir  explosionan liberando toxinas acumuladas dejándolas en nuestros poros y eso ocurre cada 25 días más o menos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Mala relación

La piel va cambiando a lo largo de nuestra vida, el envejecimiento, la exposición solar, maquillajes, malos hábitos de cuidados o el uso de cremas mediocres hace que los ácaros proliferen.

Si las células muertas no son suficientes, pueden empezar a consumir piel viva creando lesiones inflamatorias así como acceder a las capas profundas de la piel, la dermis, en donde no deberían estar.

Si esto sucede, la relación pasa de ser simbiótica a parasitaria lo que provoca problemas, como acné o rosácea.

Este puede ser el motivo de que que aparezcan granos y pústulas sobre todo en la zona de la mandíbula y mejillas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
Los ácaros no son malos

Los ácaros en sí no son la causa de patologías inflamatorias como el acné o la rosácea pero sí que nuestros hábitos de vida, tener las defensas bajas o unos cuidados inadecuados pueden abrir la puerta a que los ácaros estén en exceso y con las bacterias que portan en su interior pueden causar acné.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Buenos consejos

Para evitar que los ácaros se conviertan en nuestro enemigo, debemos tener especial cuidado en:

- Lavar la ropa de cama cada 7 días y se tiene acné, la funda de la almohada debe cambiarse cada 2 días, lo mismo que las toallas.

- Limpiar el rostro con productos suaves, eficaces no astringentes que hagan desaparecer los ácaros con jabones químicos ya que también puede ser nefasto para la salud de la piel eliminarlos del todo.

- Exfoliar la piel una vez por semana con ácidos frutales.

- Hidratar con cremas adecuadas que penetren en capas profundas porque si se quedan en capa superficial dejando sensación de grasa podríamos crear un caldo de cultivo para la proliferación de ácaros ya que les encantan los aceites.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Presta atención a tus cuidados

Si tienes en cuenta que la  piel del rostro la debes cuidar con delicadeza, pidiendo consejo a un profesional en caso de dudas y sigues unas normas básicas de cuidado, tu relación con los ácaros será positiva, simbiótica y te aprovecharas de que actúen en tu beneficio.

Si la descuidas, los ácaros se convertirán pronto en tu enemigo. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Estilo