Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Cómo cuidar la piel en otoño

La coach de belleza Cuca Miquel nos ayuda cada semana a estar más guapa.

1 de 5
El otoño y la piel

La llegada del otoño puede hacer que nuestra piel se seque, se vuelva quebradiza, aparezcan rojeces e incluso el acné, puede empeorar el acné y la rosácea.

La culpa de este empeoramiento son los constantes cambios de temperaturas tan típicos de esta estación.

Por este motivo en otoño tu piel necesita una buena hidratación y un correcto aporte de grasa para tenerla protegida y cuidada. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 5
La deshidratación

Uno de los problemas más comunes que surgen en esta época es la deshidratación, dejando la piel seca, áspera, apagada y tirante. 

En otoño se ralentiza el proceso de renovación de la piel. Además, tras la exposición solar del verano, la capa córnea es más gruesa e impide que la grasa natural que tenemos en la emulsión epicutánea no llegue a la capa más superficial.

Esto hace que la piel se quede seca y áspera, los labios se agrieten por el frío y el viento, las ojeras se oscurecen, la rosácea se agrava porque constriñe los vasos sanguíneos haciéndose más visibles y dificultando que  el oxígeno y los nutrientes lleguen a las células.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 5
Soluciones anti-sequedad

Una correcta rutina de limpieza facial es imprescindible. Hay que limpiar la piel dos veces al día con productos suaves, leches desmaquillantes y tónicos sin alcohol. No uses discos desmaquillantes, retira la leche con agua y aplica el tónico con algodón puro.

Ponte vitaminas en la piel, la vitamina C es la mejor opción, unas gotas al día y tu piel estará revitalizada.

Exfóliate la piel con productos adecuados, nunca uses exfoliantes tipo scrub, ya que el uso de esas micropartículas de forma inadecuada provoca más daño que beneficio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 5
La importancia de una buena crema

Elige cremas untuosas enriquecidas. Las de caviar son una buena opción, al igual que el aceite esencial de almendras o de argán y pon unas gotas de ese aceite en tu crema habitual. 

Si crees que tienes la piel grasa debes acudir a un centro de belleza para que te hagan un diagnóstico con máquina de valoración y te recomienden el aceite más adecuado para tu tipo de piel.

En otoño también hay que usar cremas con factor de protección aún en días nublados e incluso lluviosos. Elige protector solar mineral, tu piel quedará satinada, sin brillos y extra protegida.

Cuida tu alimentación ya que un déficit de vitaminas y minerales también provoca sequedad en la piel.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 5
Resultado perfecto

Si cuidas la piel adecuadamente dándole lo que ella necesita podrás disfrutar de una piel perfecta, sin rojeces, ni sensación de tirantez.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Estilo