Los tratamientos y cuidados permitidos en el embarazo

La coach de belleza Cuca Miquel nos ayuda cada semana a estar más guapa.

image
1 de 5
Tratamientos incompatibles con el embarazo

Los tratamientos estéticos son recursos muy valiosos para mejorar el aspecto, pero durante el embarazo se debe tener especial cuidado con ellos.

Hay tratamientos con máquinas incompatibles con este estado como la depilación láser, la radiofrecuencia o la cavitación.

Además otros como el bótox, la mesoterapia, el tratamiento de la esclerosis de varices o los peelings químicos también pueden ser peligrosos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 5
Adiós a los ácidos químicos

Durante los meses de embarazo también hay que tener cuidado con la cosmética, ya que hay activos como el ácido salicílico o el ácido retinoico que pueden ser perjudiciales.

Lo ideal es tener una esteticista de referencia o una coach de Belleza que te adapte la mejor cosmética a tu estado y cambie esos activos por otros como el glicólico derivado de la caña del azúcar, que no tiene parabenos, ni químicos añadidos.

Las cremas reafirmantes y anticelulíticas también deben ser suspendidas así como el uso de cremas depilatorias que te pueden provocar reacciones inesperadas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 5
Las manchas

Durante el embarazo pueden aparecer manchas en la piel, que se llama melasma facial.

Para evitarlas lo más importante es usar protección solar cada día y reponerla cada dos horas.

Elige un protector con óxido de zinc, y aplícalo incluso lo sdías nublados.

Si tienes acné, limpia e hidrata profundamente y usa un peeling enzimático extremadamente suave o aplica el glicólico derivado de la caña del azúcar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 5
Masajes drenantes suaves

Las embarazadas sufren mayor retención de líquidos que fomenta la aparición de celulitis edematosa y el aumento de depósitos de grasa en diferentes zonas del cuerpo como glúteos, cartucheras e hinchazón de piernas.

Para evitar estos síntomas tan molestos, pasadas las 12 primeras semanas, acude a un centro especializado a que te realicen un masaje drenante linfático manual.

Estos masajes son muy suaves y ayudan a estimular el sistema linfático liberando las toxinas y los líquidos acumulados.

En casa termina  la ducha con agua fría desde tobillos a la rodilla y da masajes en sentido ascendente desde el tobillo a corva, que es la parte posterior de la rodilla y de rodilla hasta la ingle  con aceite de almendras o aceite de oliva.

No puedes usar aceites esenciales puros porque tu cuerpo reacciona ahora de una forma diferente y recuerda tener las piernas elevadas cuando estés tumbada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 5
Perfecta armonía

Estar embarazada es un estado maravilloso en la vida de una mujer, debiendo priorizar el bienestar del bebé sin olvidar que la mamá también debe sentirse bien, con salud y mucha fuerza.

Acude a tu esteticista de referencia y pídele consejo para buscar la armonía y el equilibrio entre tu bienestar y el del bebé. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Estilo