18 trucos que harán que tu cocina esté siempre impecable (y limpies menos)

Es la parte de la casa que más se ensucia, pero limpiarla no tiene que ser una inversión de demasiadas horas ni mucho dinero en detergentes. Recurre a productos naturales como limón, sal y vinagre que harán más sencillo eliminar la grasa

Pareja de hombre y mujer en la cocina tomando té o café
Getty Images
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Getty Images

Hornos relucientes

No te pongas a rascar las manchas. Basta con que cuando tenga mucha grasa espolvorees las manchas con bicarbonato sódico. Hazlo cuando el horno esté aún caliente y deja que actúe durante al menos una hora. Después verás que es muy sencillo limpiarlo.

Getty Images

Vitrocerámica brillante

Te será mucho más sencillo quitar esas manchas que requieren de usar la rasqueta si, antes, pasas un hielo por esas zonas. Verás que la suciedad desaparece con mucha más sencillez.

Getty Images

Limón natural para la grasa

Ahorra. En lugar de gastarte un pastizal en productos detergentes apuesta por el limón para eliminar la grasa. Mézclalo con sal y pasa este ‘jabón natural’ sobre las encimeras. ¿Resultado? Limpias y con buen olor en unos minutos.

Getty Images

Cubiertos de madera

Estos utensilios tienden a ennegrecerse con mucha facilidad. Para mantenerlos nuevos, recuerda sumergirlos de vez en cuando en una mezcla de agua tibia y, en la misma cantidad, agua oxigenada.

Getty Images

Restos en la cazuela

Si se te ha ido el tiempo y la pasta que cocías se te ha pegado al fondo de la olla, no sufras. Basta con que en la misma cuezas un poco de agua con un buen puñado de sal gruesa y unas rodajas de cebolla.

Getty Images

Limpiar el lavavajillas

Un método eco y al mismo tiempo low cost consiste en programar en tu lavavajillas un lavado de ciclo largo y a alta temperatura. Cuando el electrodoméstico coja el agua, abre un poco la puerta con cuidado y añade al fondo dos vasos de vinagre blanco.

Getty Images

Plata reluciente

Mantén impecables tus cubiertos de plata limpiándolos con el agua de cocción de las espinacas. Déjalos en remojo tres horas y después sécalos con un paño suave para no dejar manchas.

Getty Images

Cajones que no cierran

¿Se enganchan o no deslizan bien? Frota las guías con una pastilla de jabón o con una vela; pasa después una lija fina y, acto seguido, vuelve a frotar con jabón o cera.

Getty Images

Quemadores quemados

Su quieres evitar que se te queme la comida que pueda caer en el proceso de cocinado sobre ellos, echa antes sal encima. Si ya se han quemado, hierve agua con el zumo de dos limones y déjalos toda la noche a remojo en esta cocción. Al día siguiente los podrás fregar sin problemas.

Getty Images

Mima tus ollas de barro

Apostar por una olla de barro es una gran idea en la cocina porque los guisos quedan mucho más ricos. Sin embargo, este tipo de olla es delicada, así que mímala. Antes de usarla por primera vez, déjala en remojo todo un día y, una vez seca, úntala con un ajo. Y antes de cocinar, humedece la zona que entrará en contacto con el fuego.

Getty Images

Nevera en orden perfecto

Conviene descongelar la nevera un par de veces al año para limpiarla bien. Y deshazte de malos olores poniendo en su interior un vaso de vinagre caliente o un cazo con leche hirviendo. Y si vas a tenerla desconectada un tiempo, deja en su interior un cuenco con carbón vegetal

Getty Images

Cuidado con las encimeras

Si son de madera, límpialas siempre con agua y jabón –eso sí, sin humedecer en exceso–. Las sintéticas, mejor hacerlo con jabones neutros, nada de productos con disolventes o muy fuertes.

Getty Images

Fuego en la sartén

Si mientras estás cocinando se forma una llamarada, nada de ¡echar un vaso de agua! Tranquila, basta con ahogar el fuego privándolo de lo que lo alimenta: el oxígeno. Pon una tapa encima y así no podrá seguir ‘respirando’. Si la llama es alta, cubre tu antebrazo previamente con un trapo húmedo.

Getty Images

Campana impecable

Será más sencillo eliminar la grasa de la campana extractora, si antes pones al fuego una olla de agua con el zumo de tres limones. La grasa se ablandará y será más fácil limpiarla luego con tu detergente habitual.

Getty Images

Acero inoxidable

Un clásico como el acero inoxidable vuelve a estar de moda en las cocinas. Ha vuelto con ganas tanto para utensilios como para muebles, electrodomésticos. Mantenerlo perfecto no será tan complicado si utilizas jabón natural y zumo de limón. Luego basta con que aclares con agua.

Getty Images

Evita accidentes: enchufes

Instala al menos seis para evitar una sobrecarga del circuito y que termine por saltar el fusible. Recuerda ponerlos en alto porque así son más sencillos de usar para ti y de más difícil acceso para los peques de la casa.

Getty Images

Evita accidentes: electrodomésticos

Pon el horno lejos de los demás electrodomésticos porque el calor que genera es peligroso para éstos. De igual modo, no pegues del todo la nevera a la pared para que el motor se refrigere.

Getty Images

Evita accidentes: escapes de gas

Podrás detectar una fuga si pasas las manos enjabonadas por toda la instalación. Si notas que se producen burbujas, es que hay un escape en esa zona.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Estilo