Consejos prácticos para conseguir el dormitorio perfecto

El colchón, las almohadas, las cortinas y cojines, el almacenaje... dejan de ser un problema gracias a los 18 trucos que te proporcionamos para conseguir que tu habitación esté limpia, ordenada y decorada a tu gusto sin mucho esfuerzo y sin gastarte mucho dinero.

Trucos habitación perfecta
Hero Images

Desde elegir bien el colchón o aumentar el almacenaje de tus prendas y complementos hasta cómo limpiar tu ropa de cama. Te damos hasta 18 sencillos trucos que te ayudarán a mantener tu zona de descanso limpia y ordenada para que nada te quite el sueño. Toma nota y presume de dormitorio sin necesidad de gastarte mucho dinero. Nuestro mejor consejo: las cosas más insignificantes pueden ser de gran utilidad desde una nuez, pasta de dientes, betún o té, por mencionar algunos. Y si no, toma nota de estas propuesta que te hacemos. ¡Te sorprenderán!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sábanas amarillentas
Getty Images

A veces las sábanas blancas que se han guardado bastante tiempo sin usar han desarrollado unas manchas amarillas. Las eliminarás mojando la zona en leche y dejándola luego secar al sol. Luego lávalas como de costumbre y ¡listas!

Mesilla arañada
Cortesía Gancedo

Dejamos y recogemos cosas sobre ellas y, claro, terminan por arañarse. Frota el arañazo con un trocito de nuez hasta que la marca quede rellena, luego deja secar y quita el sobrante con un paño. Si la mesilla es oscura, entonces puedes usar betún. También puedes probar a añadir a tu limpiador habitual un poco de café soluble.

Mesilla arañada
Carlos Hidalgo

Si tus visillos en color crema han perdido su tono por culpa del sol y de demasiados lavados, tranquila: puedes recuperarlos si los dejas toda una noche en remojo con una infusión de té lo más concentrada posible.

Paredes sin agujeros
Getty Images

Si tus hijos decidieron decorar su habitación con pósters que ahora han retirado y el resultado es una pared llena de agujeros, tranquila: rellénalos con pasta de dientes. Si la pared es blanca, el problema está solucionado. Si es de color, espera unos días a que seque del todo y con un bastoncillo de los de los oídos, da un toque de pintura del mismo tono.

Espacio de almacenaje
BELÉN M. IMAZ

Compra unas cajas de plástico grandes que puedas esconder bajo la cama. Es el lugar ideal para guardar esa ropa, zapatos o complementos que ya no te entran en el armario.

Olor a naftalina
Getty Images

La naftalina mantiene a las polillas lejos de tu armario pero deja un olor terrible detrás. Elimínalo dejando dentro de tus armarios una bolsita de tela con café molido en su interior.

Humedad en los armarios
Getty Images

Deja unos cuencos con carbón vegetal dentro de los armarios para que éste absorba la humedad y que no se acumule dentro. Recuerda, claro, cambiarlos de vez en cuando.

Sella tus almohadas
Plató HF

Si las plumas se salen del interior de tus almohadas y almohadones, solo tienes que frotarlos con una pastilla de jabón, porque esto ayuda a sellar la tela. Es, además, una buena manera de perfumarlas con tu aroma favorito.

Aumenta la luz
Gema Checa

Si tienes la sensación de que la lamparita que tienes en la mesilla no da suficiente luz, recubre el interior de la pantalla con papel de aluminio.

Fundas bien ajustadas
Cortesía Lexington

Si la funda del colchón no se adapta perfectamente, métela en la lavadora, luego plancha del revés e, inmediatamente, sitúa sobre el colchón.

Edredones de plumas
Tom Merton

Tienes que moverlos mucho para airearlos bien antes de cambiar la funda de tus nórdicos porque el calor de nuestro cuerpo genera humedad que se queda en el interior. Además, frótalos de vez en cuando con un cepillo humedecido en agua tibia para que no se acumule polvo.

Desinfecta tu colchón
Getty Images

Duermes sobre él, tu calor corporal, los olores... Para limpiar y desinfectar, humedece bicarbonato de sodio con aceite esencial de árbol de té y espolvorea por todo el colchón. Frota con un cepillo, déjalo reposar durante una hora y luego retira con la aspiradora.

Cortinas, mejor de seda
BENJAMÍN ALCÁZAR

Son indispensables en tu dormitorio, pero precisamente porque es donde duermes tienes que lavarlas con más frecuencia porque acumulan mucho polvo. Por eso, es mejor que antes de comprar elijas con cabeza: las de seda (o similar) se van a secar con más facilidad y cogen menos polvo.

Alfombras como nuevas
Cortesía de Lexington

Si tus alfombras parecen haber perdido color, después de pasar la aspiradora, frótalas con el agua resultante de haber cocido mondas de patata.

Armarios sin polvo
Cortesía Leroy Merlin

Los cajones y estanterías de tus armarios también se llenan de polvo. Si no quieres perder el tiempo limpiando, un buen truco es cubrirlos con bonito papel de regalo que tan sólo tendrás que cambiar de vez en cuando. ¡Truco de ahorro de tiempo y de decoración en uno!

Perchas para todo
Cortesía Restyling Closets

Si no te cabe tanto collar dentro de tus joyeros, una buena opción y, al mismo tiempo, una manera de decorar es pegar en los laterales de tus mesillas o de la cómoda unas pequeñas perchitas de las que colgarlos.

Somier y colchón, claves para descansar
Cortesía Dunlopillo

El rendimiento óptico del colchón depende del somier. Los mejores: los de láminas rígidas y semirígidas con espacios libres para que el colchón respire. En cuanto al grosor ideal, asegúrate de que tenga, al menos, 15 centímetros. Los de látex duran más que los de muelles y son hipoalergénicos. Los de espuma viscoelástica son ideales porque se adaptan muy bien a la forma de tu cuerpo.

La almohada perfecta
JGI / Tom Grill

No se trata de dormir mucho, sino de dormir bien. Para ello debes elegir una buena almohada, que será aquella que se adapte al volumen de tu cabeza, longitud de tu cuello y anchura de tus hombros. Y si compartes cama, recuerda: cada uno la suya.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Estilo