Dieta macrobiótica

Busca la armonía emocional y espiritual gracias a los alimentos 100% ecológicos

1 de 3
Alimentación sana

Una alimentación sana macrobiótica, que aporte los nutrientes esenciales, fortalece nuestro sistema inmunitario y contribuye a armonizar cuerpo y mente. Si alcanzamos ese equilibrio, gozaremos de salud y bienestar.
Es similar a la dieta vegetariana, pero combinada con la filosofía zen budista, que proclama los beneficios de una alimentación de cultivo biológico. Distingue los yin o pasivos: son debilitantes (azúcar, miel, plátano, sandía, ciruela, leche, pan blanco); y los yang o activos: aportan energía (arroz, trigo, centeno de cultivo bio).

 

2 de 3
LOS PROS Y LOS CONTRAS

LOS PROS
■ La clave está en los cereales integrales. Se deben consumir enteros, con grano. Ayudan a regular el tránsito intestinal.
■ Alto consumo de frutas y verduras de temporada, locales y procedentes de cultivo biológico. Es una dieta muy ‘eco’ y respetuosa con el entorno.
■ Promete 5 kilos menos en un mes.

LOS CONTRAS
■ Es desequilibrada, porque escasean las proteínas de origen animal. Puede haber riesgo de anemia.  
■ También hay carencias de calcio e ingesta reducida de líquidos, que pueden ocasionar problemas de insuficiencia renal.
■ Régimen desaconsejado para personas que necesiten gran aporte energético para desarrollar su actividad diaria. Conviene controlar el nivel de hierro con una analítica.

3 de 3
EJEMPLO DE MENÚ

Desayuno: té, galletas de arroz y crema de mijo.
Comida: sopa de mijo o verduras con algas o plato combinado de pasta integral; y proteína vegetal (tofu, queso de soja y legumbres).
Merienda: té y galletas de arroz con mermelada o paté vegetal.
Cena: sopa de verduras o verduritas al vapor. Arroz y pescado.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Estilo