Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Nicole Kidman sufre la venganza de Tom

El actor no dejó que Connor, el hijo de ambos, asistiera con Nicole al estreno de su última película, días después de que ella criticara su vida al lado de Cruise. ¡Qué curioso!

La actriz tiene una vida casi perfecta. Asegura que Keith Urban es el marido ideal, ‘babea’ con su pequeña Sunday Rose y estrena película, Australia, con buenas críticas.

Entonces, ¿qué le falta para tener la felicidad completa? Pues que su ex deje de tocarle las narices. Tom Cruise se negó en rotundo a que Connor, el hijo de ambos, asistiera a la première de la cinta en Sidney.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Ante esta negativa, a Nicole no le quedó más remedio que sonreír y pasar el trago del brazo de su marido y junto a su compañero de reparto, Hugh Jackman (elegido por la revista People como el hombre más atractivo del planeta).

Al parecer, Cruise quiere vengarse de su ex tras las declaraciones que ésta le dedicó en la revista americana Glamour. “Vivía a la sombra de Tom Cruise. Mi obligación era ponerme un vestido y callarme la boca. Yo era un apoyo suyo. Nada más. Estuve seis años sin pareja tras el divorcio. Mejor estar sola que embarcada en una relación desastrosa”, explicó la actriz.

“No me dicen mamá”
No es la primera vez que Nicole se queja de lo difícil que se lo pone Tom para ver a sus dos hijos adoptivos. Sobre todo, después de que ella se alejase de la Cienciología. “Me pone de los nervios que Isabella y Connor me llamen por mi nombre. No me dicen mamá.

Tenemos una relación complicada”, se lamentó hace unos meses. Lo cierto es que sus hijos no viven con ella, sino con su padre, Katie Holmes y la pequeña Suri en Los Ángeles. Nicole está dispuesta a pasar página y centrarse en lo que tiene. La australiana acaba de insinuar su intención de dejar el cine. Por lo menos, por una buena temporada. “He tenido muchas oportunidades. Puede que ahora escoja tener más hijos. Hay muchas cosas que quiero hacer aparte de actuar”, aseguró.

Es curioso que se plantee dejar su trabajo justo cuando ha pasado a engrosar la lista de actrices menos rentables de Hollywood. Cobra más de 10 millones de euros por película y dos de sus últimos títulos se han dado un cierto batacazo en la taquilla: Invasión y La brújula dorada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad