Los señores de Alonso, hacen la compra

Como cualquier matrimonio, Raquel y Fernando salieron en busca de provisiones

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Tienen dinero para aburrir, pero su modelo de vida –afortunadamente– no es el de los Beckham (emplean a un mayordomo para que les desenvuelva los regalos de Navidad). Fernando y Raquel del Rosario viven con los pies en la tierra, en Suiza, en este caso, para ser más exactos. Les pillamos, como cualquier hijo de vecino, haciendo la compra. La diferencia se nota en que ellos la hacen ese país, donde han fijado su residencia, y nosotras, en el ‘súper’ del barrio. ¿Y qué come un campeón? Pues bombones. Abrigados de pies a cabeza, el piloto de Fórmula 1 y la cantante de El Sueño de Morfeo se llevaron varias cajas de excelente chocolates, suizos, por supuesto.

Segundo aniversario
¿Necesitarán energía? Desde luego, a él no le falta ánimo. “El año que viene hay opciones de luchar por el Mundial”, ha dicho el piloto. De cómo celebró su segundo aniversario de boda, el día 17 de noviembre, no ha dicho palabra.

Fernando sólo se suelta con sus íntimos, a los que cuenta con los dedos de una mano. Raquel es quien mejor le conoce. A sus 27 años, le encanta la magia, no le gusta la fabada (¡menudo asturiano!) y nunca se pierde una película de terror (¿para arrimarse a su mujercita?). Se sacó el carné de conducir a los 18 años, pese a estar subido a un coche desde los tres: “Me lo saqué a la primera, pero el examinador me puso una falta leve por ir demasiado despacio por la autopista.” No bebe alcohol y es fan de la música española. Por supuesto, de El Sueño de Morfeo. Pero hay más: le gustan Amaral y El Canto del Loco. “¿A Raquel le importa que escuches a otros grupos?”, le preguntaron en El Larguero. “Ella está encantada. Es fan y los escuchamos en el coche.” Alonso está muy orgulloso de haber sido nombrado embajador de Unicef. Los 50.000 euros del premio Príncipe de Asturias los donó a esta organización.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad