Alimentos para todos

El Día Mundial de los Alimentos de la FAO nos recuerda hacer un consumo responsable de la comida

El cambio climático afecta de forma directa a la producción alimentaria. Bajo el lema El clima está cambiando. La alimentación y la agricultura, también, la FAO impulsa la campaña del Día Mundial de la Alimentación.

Hay que señalar que la población no para de crecer (9.600 millones de personas en 2050, según estudios). Además, los países más desfavorecidos son también los más afectados por las altas temperaturas y la sequía. Para cubrir una demanda tan grande, según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación), es necesario cuidar los ecosistemas y reducir las emisiones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

También, mitigar los efectos del cambio climático en la agricultura, aumentar la producción sostenible, usar los recursos naturales de una manera responsable y consumir productos de temporada y de proximidad. Uno de los objetivos que se propusieron en la Cumbre del Desarrollo Sostenible de la ONU es alcanzar, para el año 2030, el Hambre Cero en el mundo. Como consumidores, podemos adoptar un cambio de hábitos en favor del medio ambiente, como comer más legumbres, menos carne y no desperdiciar tanta comida.

1.300 millones de toneladas

Es la cantidad de alimentos que acaba en la basura cada año en el mundo. Este inmenso desperdicio causa la emisión de 3.300 millones de toneladas de gas de efecto invernadero en la atmósfera. En Europa, Reino Unido es el país que más volumen de desperdicios genera. España ocupa el 7º lugar del ránking. Para reducir este mal, Francia aprobó una ley que obliga a los súper de más de 400 metros cuadrados a donar sus perecederos a bancos de alimentos o para la fabricación de abonos, en vez de tirarlos.

Una dieta más sana

En la infancia. La OMS señala que los hábitos alimentarios sanos comienzan desde el nacimiento. La lactancia materna favorece el crecimiento saludable, mejora el desarrollo cognitivo y reduce el riesgo de sobrepeso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En los adultos, según la OMS, una dieta saludable nos ayuda a protegernos de enfermedades no transmisibles, como diabetes y cardiopatías. La ingesta calórica debe ir en consonancia con el gasto calórico. Debemos reducir el consumo de azúcar y sal; y excluir las grasas saturadas y grasas trans (industriales), en favor de las no saturadas (aguacate, frutos secos y aceite de oliva). Incluir cinco raciones ‘verdes’ al día, cereales con grano y legumbres.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad