Cuidar al cuidador

El Día del Cuidador nos recuerda el papel esencial que desempeñan a cargo de un familiar dependiente

Su trabajo al cuidado de un familiar dependiente es abnegado. Están vigilantes de día y de noche y, a menudo, se enfrentan a enfermedades degenerativas, con problemas de movilidad o un deterioro cognitivo como el Alzheimer. El Día del Cuidador, que se celebra el próximo 5 de noviembre, destaca esta figura familiar, cuya labor es esencial en la sociedad. Más de 8 millones de personas en España son mayores de 65 años. Y unas 809.000 padecen Alzheimer, muchas de las cuales están en manos de familiares no profesionales. Una cifra que irá en aumento, ya que la población va envejeciendo gracias a una mayor esperanza de vida.
Según la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), el perfil del cuidador es un familiar de primer grado. Muchas veces se dedica al mayor en situación de dependencia de forma exclusiva y en un 85 % de los casos es una mujer la que asume esta labor.
Pese a que cuidar es muy reconfortante desde el punto de vista emocional y puede resultar una experiencia muy positiva en la vida, lo cierto es que a menudo el cuidador se olvida de cuidarse a sí mismo. Acumula episodios de estrés, ansiedad y depresión. Pueden aflorar sentimientos de culpabilidad, duda y frustración. En este sentido, el Día del Cuidador tiene como objetivo contribuir a mejorar la calidad de vida de la persona que vela por un mayor dependiente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los beneficios del ejercicio son muchos. Llegar al límite de las fuerzas en el desempeño del trabajo pasa factura: además del cansancio crónico, puede provocar dolor muscular, dolor tensional en la nuca, molestias en la espalda, cefaleas… Un hábito tan sencillo como un paseo diario puede producir un efecto balsámico y ayuda a minimizar la tensión.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad