Katie Holmes en los huesos

Se la han recomendado para que esté “limpia” y se quede embarazada, pero la actriz no para de adelgazar y cada día está más desmejorada

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Como siga así, la mujer de Tom Cruise va a desaparecer. ¡Qué brazos! Si parecen los de su hija Suri. ¿Y ese desaliño en el vestir? Más que una estrella, parece una vagabunda cansada de la vida. Así se está quedando Katie desde que sigue la dieta Detox, el régimen desintoxicante y purificador que recomienda la Cienciología para quedarse embarazada (ambos lo están deseando). Como miembro fiel de esta religión, dicen que Tom es el primero que la anima a seguirla a rajatabla. Y eso que en las últimas semanas es evidente que la actriz no tiene buen aspecto y parece muy cansada. El periódico The Daily Mail ha sido el primero en dar la voz de alarma. Según la publicación, Holmes no sólo está perdiendo peso, sino también energía, motivo por el que no acudió, según cuentan, a la ceremonia de los Oscar.
Efectos secundarios nocivos
No nos extraña, pues la dieta en cuestión es bastante estricta. Sólo se pueden comer frutas y verduras cultivadas sin pesticidas. Están prohibidas las proteínas de origen animal, la comida basura, el alcohol, la nicotina y los azúcares refinados. Por si fuera poco, los cienciólogos recomiendan jornadas alternas de ayuno, saunas para elimir toxinas y ejercicio suave como el yoga. ¿Cómo no va a estar la pobre débil y con cara de acelga? Vale que no tiene una figura muy proporcionada –cuerpo fino y piernas anchas–, pero con su 1,75 m. de altura tampoco necesita estar en 48 kg. Eso es lo que dicen que pesa después de haber perdido 10 con la dichosa dieta. De hecho, los médicos la recomiendan por periodos cortos y alternos debido a sus efectos secundarios: dolores de cabeza agudos, fatiga, mal aliento, estreñimiento, irritabilidad…
Katie, disgustada porque todos los días se habla de ella y de su familia, de sus hábitos, manías o del control que ejerce sobre ella su marido, ha dicho: “Es injusto y doloroso para nosotros. ¡Ya está bien! ¿Por qué no se viene esa gente a cenar a casa y ve lo que hay…? ¿Será una invitación formal? Y si lo es, ¿habrá para cenar sólo lechuga?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad