Kendall Jenner y Bella Hadid se van de juerga

La mayor de las hermanas Jenner y su buena amiga, también modelo como ella, disfrutaron de una noche de farra en una discoteca de Magnum Beach

Kendall Jenner y Bella Hadid, de juerga en Francia
Agencias

El festival de Cannes da para mucho. Kendall Jenner y Bella Hadid aprovecharon la fiesta de la película 'Le monde est à toi' ('El mundo es tuyo') para pegarse una buena juerga. Las modelos aprovecharon su estancia en la localidad francesa para pasarse por Magnum Beach y desmelenarse en una de sus discotecas. La hermana de Kim Kardashian optó por un minivestido rosa metálico, -era tan mini que al bajar por las escaleras casi se le ven hasta las amígdalas-.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Agencias

Por su parte, su amiga Bella, se plantó unas mallas de ciclista, -que no sabemos muy bien si venía de darle al spinning en el gimnasio-. Eso sí, antes muerta que sencilla. Completó su look 'sport' con unos buenos pedruscotes.

Agencias

Bella se lo pasó bomba con sus amigas. Copa en mano, no dejó de bailar y divertirse en el local nocturno al ritmo de los 'hits' que pinchaba el DJ de la discoteca.

Agencias

Bella estaba en su salsa. A pesar de que su 'look' parecía recién salido del gimnasio, ella bailaba y bailaba como si la noche no fuera a tener fin.

Agencias
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Pero no solo de juergas nocturnas vivió Kendall Jenner en su última visita a Francia. Por el día, el ángel de Victoria’s Secret se plantó un bañador negro, alto de ingle para lucir cacha, con unas gafas de sol de estilo retro y un buen labial rojo para disfrutar de un día de sol y mar.

Agencias

Las amigas de Kendall estuvieron muy atentas a que la hermana de Kim Kardashian no enseñara nada con ese bañador tan atrevido. Una de sus íntimas le ayudó a colocarse la parte de atrás del mismo.

Agencias

Kendall hizo un poco el ‘monete’ antes de tirarse al agua. Se enganchó de unas cuerdas para rescatar algo muy importante: su copazo.

Agencias

Objetivo conseguido. Kendall consiguió llegar a su copa y saciar su sed después de un intenso día de sol y navegación. Sí, sí, os llega la envidia sana que nos corroe por dentro, ¿no?.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad