Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

La traumática consecuencia del enésimo retoque estético de María Lapiedra

La actriz porno y ex concursante de 'Supervivientes', María Lapiedra, no gana para disgustos. Su nuevo drama viene dado por su enésima operación estética. Y es que antes de poner tierra de por medio, para ir a concursar a Honduras, la televisiva pasó por quirófano para dejar su cuerpo a punto. Lo que no se podía imaginar es la irreparable secuela que sufriría su preciado físico

Nuevo varapalo para la actriz porno María Lapiedra. Empezó el año más emocionada que nunca porque, al fin, iba a hacer realidad su sueño: embarcarse en la nueva edición de 'Supervivientes'. Para ello, Lapiedra, se puso como un pincel. No solo se machacó en el gimnasio y se mentalizó para pasar hambre, sino que se dejó querer por el bisturí, para dejar su cuerpo perfecto y seducir a todos los mortales a su paso por Honduras. Y qué mejor manera de presumir de cuerpazo, que sometiéndose a una lipoescultura. El problema es que la catalana no se podía imaginar lo que le terminaría por pasar. Y es que dicha operación requirió sacarle grasa del vientre, para ponérsela en los glúteos. Hasta aquí todo bien. Pero el drama máximo no solo ha sido la tremenda cicatriz que se le ha quedado en su vientre, sino que le ha desaparecido el ombligo. ¡Habemus extraterrestre!

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Sin embargo María, que es adicta a los retoques y en el pasado también se operó los labios, prefiere hacer como si la cosa no fuera con ella y ha posado, muy natural, en su cuenta de Instagram. La catalana ha presumido de vientre plano, mientras deshojaba margaritas. Una fotografía que no ha dejado indiferente a sus seguidores, pues poco han tardado en reaccionar ante su difunto ombligo. Sin embargo, el que de momento no se ha pronunciado es su novio, Gustavo González. Y es que el colaborador de 'Sálvame' no gana para disgustos, que en muchas ocasiones se los provoca su misma novia.

Gtres
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Sea como fuere, está claro que a María Lapiedra le encanta ser el ombligo del mundo. Y a la vista está. Pues la catalana no se guarda nada en la retaguardia y vende y airea todo lo que puede y más. Sin embargo, parece que el chollo está llegando a su fin y nunca más podrá sentirse el ombligo del mundo porque, muy a su pesar, ombligo ya no tiene.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad