Las Salazar se enzarzan por culpa de unas pechugas de codorniz

Noemí y Raquel Salazar se han convertido en las protagonistas indiscutibles de la primera entrega de 'Mi madre cocina mejor que la tuya'. Pero no lo han hecho por su talento en la cocina, sino por los gritos y pullitas que se han lanzado

Noemí y Raquel Salazar cocinando en el programa 'Mi madre cocina mejor que la tuya'
Telecinco

Raquel y Noemí Salazar han entrado por la puerta grande en las cocinas de 'Mi madre cocina mejor que la tuya'. Y no, no lo decimos por su talento culinario, ni porque su delantal estuviera repleto de 'brilli brilli', que no fue el caso, sino por todo lo contrario. Madre e hija se han convertido en las protagonistas indiscutibles de la edición especial del recién estrenado talent culinario de Mediaset por liarla parda. Tal cual. Noemí se desesperó ante las dotes culinarias de su madre. Mientras que Raquel, que prefirió hacer oídos sordos a las instrucciones de su hija, se enzarzó en una auténtica lucha libre con una pechuga de codorniz. Todo un espectáculo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Telecinco

"Hazme caso, ¿vale? Por una vez en tu vida hazme caso", le decía Noemí a su madre que, quizá por los nervios del cocinado, pasaba de ella olímpicamente. Por eso Noemí, seguía insistiendo: "Mama, por favor, escúchame, saca la pechuga". Y aquí, y contra todo pronostico, Raquel reaccionó. Dejó el cuchillo en la mesa, se puso las manos en su formoso pechamen y se lo levantó bien arriba. Tanto que casi llega a los focos del techo. Y como no podía ser de otra forma, tanto el público como los miembros del jurado se partieron de la risa.

Telecinco
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Pero pocos segundos bastaron para que el cocinado volviera a su ritmo habitual. Noemí a un lado de la cocina, dando instrucciones y moviéndose de un lado a otro, mientras que Raquel seguía en los fogones pasando de su hija. Por eso Noemí pronunció la palabra que todos los presentadores temen: "Abandono. No eres tan torpe" [refiriéndose a su madre]. Cual salvador, Santi Millán entró en acción y calmó a Raquel. Aunque de poco sirvió la presencia del presentador porque a ese punto la pechuga estaba destrozada, poco le faltaba para convertirse en una esferificación.

Un cocinado de lo más cómico y surrealista que estuvo aderezado con las risas de todos los ahí presentes. Aunque no hay mal que por bien no venga y seguro que la próxima vez que las Salazar tengan que lidiar con unas pechugas de codorniz, la receta les sale a las mil maravillas. ¿Se animarán a abrir un restaurante con su receta estrella de 'codorniz a Las Salazar'?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad