Katy Perry desvela la razón que le hizo pensar en el suicidio

La diva del pop ha hablado por primera vez en una entrevista de sus problemas mentales, desvelando que el fracaso de su último disco, 'Witness', le llevó a sufrir una fuerte depresión. Tanto es así, que tuvo que ponerse en manos de expertos para superar las críticas negativas de sus fans.

Katy Perry ha revelado que, tras el fracaso de su disco ‘Witness’, ¡sufrió depresión! La cantante ha alarmado a todos al hablar de sus problemas de autoestima, su mala relación con sus padres y sus ideas de suicidio. Como acto para promocionar su álbum 'Witness', Perry se grabó 72 horas en streaming en YouTube. Y una de las declaraciones que más ha impactado de su experiencia ha sido la depresión vivida a causa de la presión de la fama, que le llevó a tener ideas de suicidio: "Ha ocurrido y es difícil hablar del tema porque me avergüenza, porque Katy Perry es fuerte", reconoció entre lágrimas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Gtres

Además, la cantante confesó que mantiene una relación mala con sus padres, que "rezan para que vuelva con Dios" y no entienden que haga canciones sobre besos lésbicos. La cantante también ha explicado su trauma con la fama: "Me avergüenzo de haberme sentido tan deprimida...también me he cortado el pelo porque no quería parecerme más a Katy Perry. Quería ser Katheryn".

Recordemos que recientemente la cantante estadounidense concedió una entrevista a la edición australiana de la revista Vogue, en la que reconocía lo mal que ha llevado el rechazo de los fans a su trabajo. “Atravesé una depresión el año pasado porque, sin saberlo, mi corazón se rompió al dar tanta importancia a la reacción del público, que no fue la esperaba", confiesó

Gtres

Para superar esta crisis existencial, Perry pidió ayuda profesional y se puso en manos de especialistas, encontrando un gran consuelo en la meditación trascendental, la cual le dio "una nueva base. No solo una base material, sino una base para el alma". ¡Qué profunda se nos pone Katy a veces! Tampoco hace falta alarmarse, porque ella misma reconoce que ya ha superado sus problemas después de que se diera cuenta que el éxito o el fracaso no puede nunca destrozarte emocionalmente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

‘Witness’ debutó en la primera posición de los discos más vendidos en Estados Unidos, alcanzando la cima del Billboard 200 (vendió 180.000 unidades la semana de su lanzamiento). Pero lo que parecía un nuevo éxito para la cantante, obteniendo la mayor cifra de ventas en su primera semana para una artista femenina en 2017, se convirtió rápidamente en un sonoro fiasco.

A la semana siguiente, protagonizó la segunda mayor caída en ventas de la historia, bajando del número 1 al 13, lo que provocó que en su octava semana en lista desapareciera del top 100. Además, las críticas no fueron muy positivas y ninguno de sus sencillos estuvo entre los más vendidos de Estados unidos. A nivel internacional, tan solo obtuvo el número uno en ventas en dos países: Canadá y España. ¿Nos encontramos ante el ocaso de una diva?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad