Julián Contreras aclara uno de los episodios más oscuros de su infancia

El hijo pequeño de Carmina Ordóñez recuerda uno de los peores episodios de su infancia al mismo tiempo que asegura no mantener ningún tipo de contacto con sus hermanos, Francisco y Cayetano Rivera, los cuales están cada vez más unidos a su otro hermano, Kiko Rivera.

Julián Contreras recuerda en 'Lazos de sangre' uno de los peores momentos de su vida.
TVE

A través del programa documental ‘Lazos de sangre’, TVE sigue en su afán de hacer un repaso por las sagas más mediáticas de nuestro país. En su última entrega se habló de los Rivera Ordóñez, contando, entre otros, con el testimonio de Julián Contreras Jr., el hijo menor de Carmina. Como era de esperar, el joven, aparte de recordar los momentos más escabrosos de la vida de su madre, habló de la inexistente relación que en la actualidad mantiene con sus dos hermanos mayores, Cayetano y Francisco Rivera. Es por todos conocido que la relación entre ellos se ha ido enfriando, un desencuentro que parece no tener visos de mejorar, más después de que Cayetano negara la afirmación hecha por su hermano de que ya había conocido a su sobrino.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
TVE

Pese a todo, Julián quiso quitarle hierro al asunto y reconoció que, aunque en estos momentos no tengan ningún tipo de contacto, "una ausencia de relación no significa una mala relación". De hecho, asegura que, de encontrarse por la calle, se saludarían y hablarían sin problemas. "Mi familia tiene una gran tendencia a los desencuentros", llega a decir irónico en su participación en el programa.

Muchos han visto en el acercamiento entre Kiko Rivera y sus hermanos por parte de padre una forma de usurpar el hueco como hermano ‘de segunda’ que hasta el momento atesoraba Julián. Un hecho que el propio Contreras Jr. niega, ya que no le afecta la relación que puedan mantener los dos toreros con el DJ. "No me da ninguna envidia. Lo que sí me molesta es que se haga ver en ello un acto de desprecio hacia mí", explicó.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
TVE

Carmina Ordóñez protagonizó tres matrimonios, el último con el bailarín Ernesto Neyra. Una relación que Julián no recuerda con gran entusiasmo y que parece haber querido borrar de su memoria. “A mí no me consta que mi madre se casase tres veces. Mi madre se casó dos veces, tuvo dos hombres en su vida y luego todo lo demás para mí está sumido en una nebulosa completamente opaca. No veo nada ahí. Y yo viví cosas muy escabrosas, yo fui testigo presencial y por eso lamento mucho lo que ella vivió. Aquellos que piensan que mi madre vio en eso una oportunidad para llamar la atención, que sepan que ella nunca necesitó hacer eso", señaló.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
TVE

Además, durante su intervención en el debate posterior a cargo de ‘Amigas y conocidas’, quiso matizar unas palabras vertidas por Carmen Rigalt en las que recuerda un oscuro episodio de su infancia. "Hay un episodio extraño que cuenta él en un libro que escribió y es que siendo pequeño en Marrakech amaneció con quemaduras en un brazo", rememoró la periodista.

Visiblemente emocionado, el empresario quiso romper una lanza a favor de su madre. "Leído o escuchado parece que es un acto casi de maltrato, pero no. Yo tenía muy pocos años y estaba en medio de fiestas de adultos hasta altísimas horas de la madrugada, casi entrada la mañana y evidentemente pues no son ambientes para un niño. Pero no partía de una actitud descuidada o de una negligencia, parte de un exceso de amor y de cariño, casi de posesión", explicó.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
TVE
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad