Kiko Matamoros manda un mensajito a su exmujer

El colaborador de 'Sálvame' ha vuelto dado todos los detalles del encuentro con su exmujer, de cómo vivió la boda de su hijo y de cómo fue el acercamiento con sus hijas.

El colaborador se emociona al hablar de la boda de su hijo Diego Matamoros.
Telecinco

La boda de Diego Matamoros y Estela Grande estuvo marcada por la inesperada asistencia de su padre, Kiko Matamoros. El colaborador de 'Sálvame'decidió acudir en el último momento y sorprendió tanto a su hijo como a todos nuestros espectadores. Tras esto, son muchas las polémicas que se han suscitado sobre la presencia de Kiko en el enlace y él ha querido volver a aclarar todos los detalles en su sección 'El club del espectador'. Kiko se ha mostrado muy emocionado al contar cómo vivió el enlace de su hijo Diego. También ha querido dar algunos detalles más sobre los encuentros que más morbo han generado, como el que tuvo con su exmujer y madre de Diego, Marián Flores o como con el resto de sus hijas. El colaborador se ha puesto especialmente tierno al hablar sobre lo bien que había sentado a su relación con su hija Laura Matamoros su asistencia a la boda de Diego.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Una vez más ha explicado que fue porque "le apetecía y sentía que tenía que estar ahí" a pesar del gran enfado que tenía con su hijo Diego Diego negar a Ana Matamoros como hermana. Finalmente se lo pensó y decidió ir por miedo a arrepentirse: “Pesó mi sentimiento de padre", reconoció a Carlota Corredera.

Telecinco

Pero no sólo eso, Kiko ha hablado de los momentos más felices de la boda, que para el sin duda fue lo cariñosa y agradecida que estuvo con él su hija Laura por haber asistido a la boda de su hermano. Aunque el momento más emotivo fue cuando su hijo Diego lo abrazo y le agradeció estar con él es este día. O el reencuentro con sus hijas mayor y menor. “A la pequeña la despeiné y se cabreó un poco, y con la mayor también bien”, comentó sobre su reencuentro. Además, Kiko se ha sincerado, y muy emocionado, les ha mandado un mensaje: “No tenemos una relación excesivamente cálida pero las quiero igual que a cualquiera de mis hijos”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Kiko ha explicado cómo fue el encuentro con la madre de sus hijos: “Le fui a dar dos besos y ella me tendió la mano y no volví a cruzar palabra ni mirada con ella”; y ha aclarado que en ningún momento buscó intencionadamente aparecer fotografiado junto a ella, sino todo lo contrario: “No fui a tocar las narices ni a incomodar a nadie”. El colaborador ha explicado que, a pesar de que Diego le reservó un sitió en primera fila frente al altar, él prefirió sentarse lejos de su exmujer: “Si hubiera buscado la foto o el morbo me hubiera sentado ahí”.

Por último, Kiko ha aclarado el motivo por el qué Marián habría rechazado ser la madrina del enlace: “No quiere aparecer en un reportaje, quiere permanecer al margen y no quiso ser la madrina porque sabía que iba a salir en las revistas”. Pero tanta emoción y delicadeza no eran propios de nuestro colaborador y (con un disimulado zasca) le ha regalado una de cal y otra de arena a su exmujer: “La responsabilidad es suya porque yo sí sería el padrino de mi hija aunque no quisiera aparecer en la portada. Yo no me privaría ser el padrino de mi hija por no aparecer en un reportaje”.

Telecinco
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad