Chabelita: pasada de rosca ¡y durmiendo con otro en un coche!

La hija de la tonadillera ha pillado el verano con tantas ganas que sale y entra cada vez que le apetece... y así le pasó a la mañana siguiente del último fiestón que se pegó: ¡no atinaba ni con las llaves en la cerradura!

Chabelita con gafas de sol, de resaca
Mediaset

Todos, quien más y quien menos, hemos tenido que pasar una resaca del quince alguna vez en nuestra vida: ya lo dice el dicho, 'noches de desenfreno, mañanas de ibuprofeno'. Esa es una frase que podría conocer muy bien Chabelita, la hija de Isabel Pantoja, que este fin de semana se pilló un fiestón del quince y acabó... pues como acabó. Pero, eso sí: después de una noche que fue de lo más movidita, porque ¡anda que no se movió para arriba y para abajo la hija de la tonadillera por las calles de Cádiz, la ciudad en la que vive ahora! Más que el rabo de una lagartija...

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Os ponemos en situación: Chabelita salió tan mona y tan sobria de su casa el pasado sábado por la noche, como cualquier chica de su edad, junto a unos amigos. Sin embargo, aquella noche en concreto iba a dar mucho de sí, tal y como confirmó Antonio Rossi en 'El programa del verano', porque no sólo salió de fiesta: también coincidió en un restaurante -al que fue a cenar primero- con Alejandro Albalá... y luego, de nuevo, en la conocida discoteca Banana. Sabemos que Cádiz es no es una ciudad muy grande... ¿pero tanto?

Quitando las casualidades de la vida y que la mencionada ciudad andaluza parece ser un pañuelo, Chabelita no parecía muy contenta con su noche de fiesta, así que ella y sus tres amigos se marcharon hacia las 04:30 en un taxi sin importar la dirección, como cantaba Mónica Naranjo, porque nadie supo dónde fueron, pero lo que sí se sabe ¡es que luego, como si nada, volvieron a la discoteca!

¿Y cómo acabó la noche? Pues de la forma más increíble: según el periodista, Chabelita terminó durmiendo a plena luz del día en un coche con un desconocido: "Hay testimonio gráfico de Chabelita durmiendo en el asiento de atrás del coche de un chico. Durmieron uno encima del otro y a la vista de todo el mundo, ya que el vehículo no tenía los cristales tintados", relató.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mediaset

Superado el primer sueñecito de la mañana, Isa creyó oportuno volver a casa pasadas las 10 de la mañana... pero si a la resaca incipiente y las supuestas copitas de más le sumamos una cámara en la puerta de su casa, el resultado no podía ser peor: Chabelita no atinaba con la llave de la cerradura de su portal, y hasta la reportera tuvo que echarle una mano a elegir llave ¡a la octava! Apostamos a que ese domingo Isa enlazó el sueñecito con la siesta...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad