Beyoncé, a punto de perder la vida tras su último parto

La cantante ha mostrado una parte de su vida que no suele compartir, y ahora, gracias a un artículo que ha concedido a la revista Vogue, se ha sabido que casi nos quedamos sin Beyoncé cuando dio a luz a sus hijos Rumi y Sir...

Beyoncé
InstagramBeyoncé

Desde que la cantante Beyoncé se cerrara en banda a conceder entrevistas o aparecer en programas de televisión hace varios años, la vida de la artista ha estado rodeada por un silencio casi sepulcral, y los rumores sobre ella y su familia fueron 'in crescendo'. 'Queen B', sin embargo, siempre mantuvo la calma y decidió hablar a través de sus canciones, aunque para cualquier fan de la cantante de 'Formation' que se precie, eso siempre será poco. Por eso, que ahora haya firmado un artículo hablando para la versión estadounidense de la revista Vogue, resulta, cuando menos, inaudito, en el que se ha abierto sobre su relación con Jay-Z, el futuro que espera para sus hijos o el drama que vivió durante el embarazo de los gemelos Rumi y Sir.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

De hecho, una de las líneas que ella misma escribe sobre el parto es la que ha llamado la atención: "Mi salud y la de mis hijos estaban en peligro, y por eso me tuvieron que practicar una cesárea de urgencia", cuenta Beyoncé, cuyos problemas en el embarazo no acabaron ahí: "Pesaba 99 kilos el día que di a luz (a Rumi y Sir). Estaba hinchada por la preeclampsia, y había estado sin moverme de la cama durante más de un mes", señala, y añade: "Estaba en 'modo supervivencia' y no lo supe hasta meses después".

Tras el parto, Beyoncé reconoce que no ha perdido los kilos que le sobran, pero que, por el momento, está a gusto con sus nuevas curvas: "Tengo una pequeña tripa de embarazada, y no tengo ninguna prisa en librarme de ella porque creo que es muy real".

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Superados sus problemas maritales, Bey le echa un capote a su marido, Jay-Z, de que dice que, durante todo ese tiempo, ha sido un "soldado" y un "apoyo muy importante": "Estoy orgullosa de haber sido testigo de su fortaleza y evolución como hombre, como mejor amigo y como padre". Un embarazo que, además, puso la guinda del pastel a su reconciliación después de que él le pusiera los cuernos en 2014.

El artículo, además, cuenta con una sesión de fotos también icónica, realizada por el jovencísimo fotógrafo Tyler Mitchell, de 23 años, el primero de raza afroamericana en firmar una sesión de fotos de portada para la revista Vogue en sus 126 años de historia. Y Beyoncé sabía muy bien lo que hacía con ese movimiento (ya que fue elegido por ella): "Hasta que no haya un mosaico de perspectivas que vengan de diferentes etnias detrás de la cámara, seguiremos teniendo una postura y un punto de vista estrecho de lo que es el mundo en realidad. Por eso quise trabajar con este brillante fotógrafo".

Con todo ello, la revista, que saldrá a la venta el próximo 14 de agosto, ya augura un éxito de ventas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad