María Lapiedra y Gustavo González se ponen guapos en pareja

La parejita aprovechó sus vacaciones en Ibiza para hacerse unos retoques estéticos. El paparazzi debutó en la camilla para quitarse las ojeras. ¡Están encantados con los resultados!

Después de un año de lo más intenso, Gustavo González y María Lapiedra se han escapado a Ibiza para disfrutar de su primer verano de amor sin necesidad de esconderse. Y no todo ha sido playa y chiringuitos, la pareja también ha querido aprovechar sus vacaciones para hacerse una puesta a punto. ¡Qué coquetos!
María ya está acostumbrada a las clínicas de estética, pero para el paparazzi era la primera vez: “Nos han pinchado más que en Sálvame”, comentó entre risas en su perfil de Instagram.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Agencias

Los dos se sometieron a un cóctel de vitaminas y Gustavo se lanzó a probar el relleno de ácido hialurónico en la zona de las ojeras. "A ver cómo queda. Llevo tanto tiempo sin dormir…", se justificó. María, por su parte, probó también una de las máquinas del centro para reafirmar glúteos, piernas y abdomen.

Cincoyunaimagenes

Con planes de futuro

Lo cierto es que su diferencia de edad siempre ha sido algo que ha preocupado a Gustavo. Él tiene 52 y ella cumplió los 34 el pasado 14 de julio. “Tengo miedo de que se canse de mí”, confesó el colaborador de 'Sálvame' en una de las sesiones con la coach Cristina Soria. Quizá por eso el paparazzi se haya animado a tumbarse en la camilla. Además, dos días después, Gustavo regresó a la clínica para que le recomendasen unas cremas para la cara.
El colaborador de Telecinco, la verdad, no tiene razones para sentirse inseguro. María Lapiedra siempre se ha mostrado como una mujer súper enamorada. Es más, la chica está deseando que González consiga el divorcio para convertirse en su mujer. La pareja también tiene ganas de aumentar la familia. “Queremos tener una niña”, confesaron en exclusiva a Diez Minutos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Enric Bayon

Cuerpo a golpe de talonario

María Lapiedra está divina, pero hay que reconocer que la chica le ha cogido gusto a pasar por el quirófano. Lleva más de 20.000 eurazos gastados en remodelar su cuerpo. La catalana se ha sometido a una reconstrucción de su abdomen mediante el vaser, un ultrasonido de alta generación que permite extraer la grasa y estimular la contracción de la piel. Esa grasa, más la que le extrajeron también de los brazos, se la pusieron en el culete en plan Kardashian.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad