La 'mano larga' del novio de Sara Sampaio (¡se le va directamente al 'pan'!)

El churri del angelito de Victoria's Secret no le va mucho eso de pasear agarraditos del brazo. Eso de llevar el brazo recogido para que su chica pueda apoyarse en él, no le mola nada. Y ha encontrado una postura mucho más... original. ¿Y dónde deja las manos? ¡Adivínalo!

Sara Sampaio y Oliver Ripley 
Gtres

Sara Sampaio prefiere dejar la ropa interior para la pasarela y apostar para su día a día por algo cómodo, por aquello de ‘libres domingos y domingas’. Y es que para salir a pasear con su churri, el atractivo empresario británico Oliver Ripley, por el neoyorquino barrio del Soho, el angelito de Victoria’s Secret eligió un 'body' blanco, unos 'shorts' vaqueros y unas botas. La modelo portuguesa, nacida en la vecina ciudad de Oporto, es todo un 'pibonazo' (tiene unas medidas casi perfectas: 81-60-88), así que con cualquier cosa que se ponga está espectacular. Aunque sea un 'casual look' como este que eligió para pasear con su chico, con el que sale desde 2017. La top model acaba de celebrar su 27 cumpleaños y promete arrancar muchos suspiros desfilando como una de los ángeles más sexys de la pasarela internacional.

Gtres

En medio de su romántico paseo con su amorcito, la compatriota del mismísimo Cristiano Ronaldo andaba un pelín ‘despistaílla’ y.... ¡tuvo una sorpresa!. El empresario británico le hizo un ‘chequeo’ completito en medio de la calle. Tan completo que 'las manos se le fueron directamente al pan'. ¡Qué pillo Oliver!. Ella, lejos de enfadarse, se lo tomó con muy buen humor.

Gtres

El amor la tiene totalmente transformada. Sara, que siempre ha llevado una vida muy discreta alejada de las pasarelas, desde que sale con Oliver anda de lo más 'descocada'. Ya en el Festival de Cannes no pararon de prodigarse gestos amorosos y ahora en Nueva York, las manos de él estaban un tanto juguetonas. En lugar de prestarle su brazo para pasear, prefirió que su mano eligiera el sitio ideal dónde pasarse.

Problemas nerviosos

Gtres

Sara ha reconocido que padece tricotilomanía, un trastorno que la empuja a arrancarse compulsivamente el pelo, concretamente el de las cejas. Intento no tocarlas, pero desafortunadamente sufro de tricotilomanía y ¡tiro de ellas! Así que tengo calva. Uso un lápiz de cejas para cubrirlas”, comentó a través de Instagram.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad