Los problemas económicos y la mala relación de Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana al descubierto

El programa 'Lazos de sangre' deja al descubierto los problemas económicos de la tenista Arantxa Sánchez Vicario y su enfrentamiento con su marido por la custodia de sus hijos.

La última edición de 'Lazos de sangre' estuvo dedicada a Arantxa Sánchez Vicario y sus problemas familiares y económicos. El programa contó con la presencia de las personas más allegadas a ella, que quisieron relatar cómo vivieron la historia de la tenista. Una de las amigas de Arantxa, Rosa Villacastín, quiso verter luz sobre el papel que jugó Josep Santacana en la vida de su ex mujer: "La mala suerte de Arantxa fue conocer a su marido, que sabía a lo que iba... Es un personaje al que le interesa el dinero por encima de todo". Quien también arremetió contra el ex marido de la tenista fue Mónica Pont: "En Barcelona la gente le conoce. De hecho uno para el que trabajó se pegó un tiro por las deudas", sentenció.

TVE

Josep tampoco contó nunca con el apoyo de la familia Sánchez-Vicario, ya que llegaron a contratar a un detective privado para que le investigasen. Sobre la mala relación de Arantxa con su familia, María Eugenia Yagüe afirmó encontrar un culpable: "Santacana le hizo ver a ella que le habían robado su patrimonio". Pero Josep no fue la única mala influencia para ella, según la periodista. Yagüe afirmó que su familia también hizo de ella una marioneta.

Gtres

La deportista Coral Bistuer, por su parte, justificó que todo lo que hizo Arantxa fue por amor, y que pese a no contar con la aprobación de su familia "estaba locamente enamorada". "Llegó a afirmar que 'es el amor de mi vida y pese a quien pese'", explicó Coral.

Al final, el amor entre Arantxa y Josep fracasó y Josep presentó la demanda de divorcio el 3 de enero de 2018. Desde entonces, Santacana lucha por ver a sus dos hijos menores, Leo y Arantxa, a los que no ve desde hace meses. Desesperado por estar con sus pequeños, el pasado 18 de junio Santacana presentó un escrito ante la Corte de Miami, solicitando un 'guardian ad litem', una figura designada por la Ley para que supervise el correcto calendario de visitas de los padres a los niños. La defensa de la tenista asegura que la realidad es que Josep no quiere ver a sus hijos.

Gtres

El otro tema destacado fueron los problemas económicos de Arantxa Sánchez Vicario, contraídos a raíz de un delito relativo al alzamiento de bienes imputado a la tenista y a su ex marido y que les llevó a contraer una deuda de más de 7 millones de euros con Hacienda.

Sobre este tema, Mónica Pont ha asegurado que Arantxa "pagará lo que tenga que pagar" y que "no está arruinada". Otra prueba de la buena voluntad de la tenista con Hacienda es que ya habría pagado 250.000 euros de la deuda, según informó 'Informalia'.

Gtres

La familia de la tenista fue otra de las protagonistas de la noche, al aser acusada de la mala gestión del patrimonio de Arantxa. Recordemos que la tenista llegó a querellarse contra su familia al acusarles de haber liquidado su patrimonio de manera irresponsable y sin su consentimiento.

La anécdota que alertó a Arantxa del control de sus padres fue que no se enteró de que ellos habían comprado una casa en Andora hasta que una mujer de la zona se dirigó a ella como "vecina".

Pont explicó que “incluso sus hermanos se beneficiaban de todo lo que ella había trabajado”. "Crecía y los poderes seguían a nombres de mis padres”, fueron las palabras con las que Arantxa le confesó todo a Mónica Pont. Prueba de esto es que los padres de la tenista le asignaron una tarjeta de crédito para que dispusiera de una paga mensual mientras ellos gestionaban todo el patrimonio, según reveló Pont.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad