Las lágrimas de Rafa Mora al recordar a su tío fallecido

El colaborador no pasa por su mejor momento con sus compañeros del programa y ha tenido una sesión de coaching. En ella, se ha roto y no ha podido evitar llorar al recordar su pasado.

Rafa Mora llorando en sálvame
Telecinco

Que Rafa Mora no pasa su mejor momento en 'Sálvame' no es nuevo para nadie. Su relación con sus compañeros es prácticamente nula, algo que hizo saber durante su aparición en 'Sábado Deluxe'. Su tremenda bronca con Gustavo González el pasado viernes le dejó más hecho polvo que nunca. Y si ha esto le sumamos que su destino como colaborador estuvo pendiendo de un hilo durante una tarde entera, la situación del extronista era insostenible. Por ello, la dirección del programa ha decidido poner cartas en el asunto para arreglar este desaguisado. ¿Qué han hecho? Proponerle a Rafa una sesión de coaching con Cristina Soria, en la que el colaborador ha estallado y se ha roto.

Para empezar la sesión, Rafa ha tenido que hacer frente a las críticas más duras de los colaboradores: machista, mentirosos, no transparente, etc. Todo buenas palabras... Muy dolido, le ha explicado a Cristina que le duelen esos comentarios porque él no es así. Y añade que muchas veces se ha sentido desprestigiado por sus compañeros por no ser periodista y llevar poco tiempo en el programa.

Telecinco

Pero después de despotricar, Rafa ha reflexionado para comenzar a construir y "que la convivencia sea buena". Deja claro que hay gente "con la que no me voy a llevar bien del todo" aunque "tampoco lo pretendo", pero sí quiere que haya una cordialidad.

Poco a poco se ha ido abriendo pero lo más duro estaba por llegar. La coach ha tocado donde más le duele al preguntarle por su familia y por qué cree que proyecta una imagen que no se corresponde con la realidad. Al borde del llanto, ha confesado que se ha criado entre algodones como "un machote, fuerte, rudo, que le da igual todo" pero en el fondo no es así.

Telecinco

Una de las razones de que actué así es la muerte de su tío Jesús. Para él, su tío era su ídolo, "era pastor de ovejas y mi sueño era ser igual que él". Sin embargo, "la vida me arrebató a mi tío y me volví un chico un poco rebelde", ha explicado entre lágrimas. Con un llanto hiposo, Rafa ha contado que estaba "enfadado con el mundo" por lo de su tío y porque su padre pasaba mucho tiempo trabajando fuera. Por ello, el extronista se vio obligado a "proteger" a su familia y a ser un chico duro al que no le afectaba nada.

Emocionado, ya en plató, tras ver las imágenes en las que se rompe, el colaborador ha explicado, más calmado, que la muerte de su tío es un trauma que "no llego a superar del todo".

Telecinco

A partir de ahora, quiere quitarse "esa coraza" para mostrarse tal y como es, sin tener reparos en mostrar que "tiene miedos e inseguridades" como todo hijo de vecino.

Gustavo González estaba viendo los toros desde la barrera, ya que estaba fuera del plató, hasta que le han pedido que entrase. Sentados en el mismo sofá, el paparazzi le ha pedido perdón a Mora por su comportamiento del otro día. Un perdón que ha extendido al resto de colaboradores, equipo y público: "Venía al programa pensando que venía a la guerra, he tenido reacciones injustificadas con todos".

También ha confesado que aunque no viene a hacer amigos, tampoco enemigos. Ahora quiere "recuperar lo que era antes", una persona "trabajadora, profesional e incluso divertida".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad